10 Razones para Descubrir y Practicar Gravel

Rotor Bike Components
13 diciembre 2017

¿Te parece curioso el Gravel? Déjanos convencerte con estas 10 razones para salir y pedalear sobre la gravilla.

#1 – Combínalo

Añade una nueva dimensión a tu bicicleta adoptando otra disciplina de ciclismo. Cuanto más modalidades diferentes hagas mejor ciclista en general serás, y adoptarás mejoras en la forma montar al no ir siempre por caminos o carreteras.

#2 – Disfruta de más caminos

¿Alguna vez has notado que no puedes llegar por carretera pero si por caminos de grava? Cuando se acaba el pavimento y se convierte en grava, no tienes que dejar de montar. En zonas poco desarrolladas con pocas carreteras alrededor, puedes doblar, triplicar o incluso cuadruplicar tus opciones de montar incluyendo caminos.

#3 – Disfruta de diferentes paisajes

Como vas a poder ir a más lugares, tendrás la oportunidad de ver diferentes paisajes. No te olvides de mirar a los alrededores mientras pedaleas, o mejor todavía, para y tómate un snack y permítete observar el paisaje.

#4 – Crea tu propia aventura.

¿Por qué limitarte a solo un día de gravel? Coge un mapa y ve a lo grande. Escoge rutas y crea tu propio día multi-aventura. Con las numerosas opciones de alforjas y cuadros de bici que puedes encontrar, no habrá excusa para que cojas tu equipo de camping y comida y salgas por unos días.

#5 – Experimenta más condiciones diferentes.

El gravel viene en todas las formas y tamaños. A veces, un camino rígido puede convertirse en un camino suave y pavimentado. O puede ser super superficial: grava grande y gruesa o grava, suelta, pequeña y fina. Y las condiciones que te puedes encontrar en cualquier camino de gravel pueden variar de un día a otro dependiendo de las condiciones climatológicas.

#6 – Mejora las habilidades de manejo de la bici.

La gran variedad de condiciones posibles mientras haces gravel hará que manejes mejor tu bicicleta. Por ejemplo, montar en grava suelta te ayudará a desarrollar una pedalada más suave con una potencia más uniforme, o ir rápido en condiciones complicadas te enseñará a mantener el control de tu bici a medida que aprendes a mantener el ritmo cuando las cosas se vuelven impredecibles.

#7 –  Puedes hacer gravel incluso en días húmedos que no dañarás los senderos.

Los ciclistas de montaña no deben perder la oportunidad de montar por senderos que estén demasiados húmedos o embarrados. El terreno no se dañará incluso estando muy mojado. Así pues, la próxima vez que llueva, deja un día o dos para que seque el terreno y sal a darle al gravel.

#8 – Haz nuevos amigos.

Debido a que los caminos de gravel son normalmente muy anchos y tienen poco trafico, te da más oportunidades para ir de dos en dos y así poder conversar. Ve a algunas salidas de grupo y conocerás a gente nueva.

#9 – Puedes hacer gravel con tu bici actual.

No necesitas invertir en una bici nueva para hacer gravel. Pon unas cubiertas lisas o menos rugosas en tu bici de montaña o unas cubiertas más anchas y rugosas en tu bici de carretera, sal y a pedalear. Si llevas la bici de montaña, no olvides bloquear la suspensión para pedalear de manera más eficiente sin perder energía, excepto en caminos difíciles que harán que la suspensión se comprima y rebote.

#10 – Comprar otra bici es una excusa.

Aunque no hace falta que te compres otra bici para hacer gravel, podrías utilizarlo como excusa perfecta para comprarte una nueva bicicleta diseñada para ello. ¿Recuerdas la respuesta a la pregunta de cuantas bicicletas has de tener? Es N, donde N=n+1 y n es la cantidad de bicicletas que tienes actualmente.

 

Estás de acuerdo, no?

 

 

Foto: Mariano Herranz / MTBPro.es