Seleccionar página

Ligeras, fuertes, precisas y delicadas. Las ruedas de tu bicicleta es lo que te pone en contacto con el terreno. Si las cuidas, te cuidan. Te explicamos 5 consejos de mantenimiento para conservar en perfectas condiciones una de las inversiones más importantes de tu bicicleta.

1. TENSADO Y CENTRADO DE LOS RADIOS

La parte más importante de un juego de ruedas. EL tensado correcto de los radios, así como el centrado es fundamental  para sacar el máximo provecho a tus ruedas. Si alguno de los radios se pierde, daña o rompe, será consecuencia del tensado del resto de los radios, lo que hará que la rueda este descentrada. Con el uso diario, es normal que los radios pierdan tensión y se verá afectado por el tipo de terreno, los impactos, el peso del ciclista, la forma en que se usa la bici, el tipo y la presión de los neumáticos. Se recomienda comprobar la tensión de los radios cada cierto tiempo, tanto en la bici de montaña como la de carretera, incluso si la rueda esta centrada. Es importante que el trabajo lo realice una persona cualificada con el uso de las correctas herramientas. En caso contrario, hay mayor riesgo de daño en los radios/cabecillas.

2. RODAMIENTOS Y BUJES

Después de los radios, la segunda parte más importante de un juego de ruedas es comprobar regularmente los rodamientos.  Si montas en perfectas condiciones, ambiente seco y sin humedad, es recomendable comprobar los rodamientos tanto delanteros como traseros cada 8 semanas. No es necesario quitar los bujes, solo quita los adaptadores y las arandelas, usa un trapo y un desengrasante para limpiarlos y si puede ser con aire a presión, mejor. Si montas en condiciones húmedas y embarradas varias veces a la semana, se recomienda que lo compruebes una vez al mes por lo menos. Para comprobar que los rodamientos están desgastados, los puedes mover con el dedo y verificar si giran libremente o si hay alguna fricción. También se recomienda comprobar si hay algún juego lateral, síntoma de desgaste. Si hay mucha fricción, cámbialos y recuerda que la mayoría de los bujes traseros tienen dos juegos de rodamientos que necesitan ser comprobados y remplazados. Mientras revisa el buje trasero, es buena idea revisar el cuerpo del buje, limpiar y engrasar los trinquetes y los muelles. Siempre limpia y engrasa con lubricantes adecuados. Los juegos de ruedas más baratos generalmente tienen sistemas de rodamientos abiertos, que te llevará un poco más de tiempo el limpiarlos, engrasarlos y necesitarán más revisiones. Reemplazar este tipo de rodamientos es fácil y barato.

3.COMPROBACIONES DE LA LLANTA Y EL FRENO

Las llantas, tanto de carbono como de aluminio deben ser revisadas interna y externamente por lo menos un par de veces al año.

Revisa que no haya grietas, que la superficie del freno esté limpia y que el borde de la llanta no esté dañado. Para las llantas de cámara estándar, comprueba que la llanta esté colocada correctamente, y que no haya agujeros o fragmentos sueltos de metal que puedan causar una perforación. Para las ruedas de carretera, comprueba que las pastillas de freno estén correctamente colocadas, ya que las llantas de carbono requieren una pastilla especial para no dañarla.

4.ENGRASADO Y AJUSTE DEL EJE PASANTE Y LOS EJES DE CIERRE RÁPIDO

Tanto el eje de cierre rápido como el eje pasante deben de ser revisados antes de montar. Asegúrate de que están apretados correctamente y las zapatas alineadas. Es bueno limpiarlos y engrasarlos ocasionalmente, para que puedan colocarse y quitarse con facilidad sin dañar el cuadro o la horquilla. También es importante colocar las ruedas correctamente asentadas en el cuadro y/o la horquilla.  Con los ejes pasantes, las ruedas siempre estarán bien colocadas, pero con los ejes de cierre rápido  es normal que se coloquen en ángulo si no se tiene cuidado. Tómate tu tiempo y asegúrate que ambas ruedas están colocadas correctamente antes de empezar a montar.

5.LLANTAS, TUBELESS, TUBULAR Y DE CÁMARA

No importa qué tipo de sistema utilizas, es importante comprobarlas regularmente. Si usas cámaras, asegúrate de que la llanta se haya asentado correctamente al inflarla, la tira del aro esté correctamente centrada y la válvula bien colocada.

Para las llantas de tubular el aspecto más importante es el proceso de pegado, si esto no se hace correctamente, no se centrará en el aro o en el peor de los casos puede despegarse mientras montas y causarte graves heridas. Si no estás seguro de cómo poner un tubular, te recomendamos que acudas a una tienda de bicicletas.

Con el sistema tubeless, cambia el sellador al menos una vez al mes y comprueba que la válvula está bien ajustada y no tenga fugas.

Independientemente del tipo de neumático (convencional, tubular o tubuless) asegúrate de que no presenten ningún signo de daños, cortes o agujeros que puedan causar un reventón.

Share This