El calor del verano es uno de los aliados de la bici para salir muchas horas, pero también un enemigo sino sabemos adaptarnos a él… desde ROTOR queremos que disfrutes del verano en bici, pero queremos evitar que cometas los errores más básicos que pueden arruinar tus salidas veraniegas.

1.NO HIDRATARTE CORRECTAMENTE. El primer y más importante error que puedes cometer en verano es no hidratarte de manera adecuada. Hay que tener en cuenta que la sudoración en altas temperaturas es elevadísima y que vamos a tener que beber mucho más a menudo de lo que lo hacemos en condiciones más primaverales. Esto significa que además de llevar un par de bidones (puedes llevar más si tienes sitio en la bici), conviene revisar la ruta para saber donde puedes parar a repostar agua o donde hay tiendas o similar donde puedas parar a beber si te has quedado sin agua. Otro truco sencillo es llenar el bidón de agua a tres cuartos de capacidad y meterlo en el congelador el día anterior. Así cuando salgas, si las temperaturas son muy altas, el hielo se irá derritiendo y tomarás agua fresca al menos en las primeras horas de tu salida si lo vas rellenando.

Siempre que pares en algún sitio llena el bidón/bidones para mantenerlos siempre llenos, porque nunca sabes donde vas a poder rellenarlos de nuevo. Cómo indicativo, piensa que para un ciclista de unos 70kg de peso, se recomienda beber al menos medio litro de agua por cada hora de ejercicio.

2.EL MAILLOT SIEMPRE PUESTO. Nunca salgas de casa sin maillot. Puede parecer un consejo ridículo, pero hay mucha gente que deja el maillot en casa con el consiguiente riesgo no solo de no mantenerte en temperaturas óptimas, sino por la posible gravedad de las quemaduras del sol. Busca el maillot más transpirable que tengas y aplícate crema solar tanto en las zonas de brazos y piernas que quedan al aire, como debajo del maillot si es muy fino.

Muchos recordaréis fotos de corredores profesionales con la piel quemada por el sol debajo del maillot. Hoy en día la calidad de los tejidos de los maillots es máxima, con lo que no solo transpiran muy bien, sino que además, mantienen mejor la temperatura de la piel, que sino lo lleváramos. No olvides llevar algo de crema solar si sales muchas horas, ya que deja de ser efectiva pasando un par de horas dependiendo del calor y la sudoración extrema.

3.NO USAR EL CASCO. El casco siempre. Aunque haga mucho calor, aunque subas un puerto a 40 grados. El casco no solo es el elemento de protección número uno de la bici en caso de caída, sino que además te va a quitar unos cuantos grados de temperatura en tu cabeza con respecto al exterior. Si, puede que sudes mucho, pero la incidencia del sol va a ser mucho menor que sino lo llevaras. Otro aspecto importante es que te olvides si tienes opción, de los cascos tipo aero con pocas entradas de ventilación y uses el caso más ventilado que tengas. Los cascos aero impiden que la cabeza se ventile al máximo pudiendo ser los causantes de acelerar la deshidratación o incluso favorecer un golpe de calor.

Y si te paras a mojar tu cabeza en la fuente, cosa que recomendamos, ten cuidado de no mojarte el culote. Llevar la cabeza, el casco o el maillot mojado nos puede ayudar a mantener la temperatura corporal y tener una mayor sensación de frescor, pero si te mojas el culote y el agua llega a la badana, esto te puede irritar la piel y notar una gran incomodidad el resto de la salida.

4.NO PLANIFICAR TUS SALIDAS. No salgas a las 3 de la tarde. Evita las horas de máximas temperaturas. Así de fácil. En verano, las franjas entre las 7 y las 11 de la mañana y las 19 y 21 horas de tarde, son los mejores momentos para salir en bici, sin que la temperatura externa sea demasiado elevada. Pedalearás mucho más fresco, con menos tráfico si ruedas por carretera y podrás entrenar en unas condiciones mucho más satisfactorias. No olvides que si sales durante el amanecer o el atardecer en carretera, debes de llevar luces para ser visible aún en condiciones de poca luz.

Y si por alguna razón, tienes que salir en horas de máxima radiación solar, no hagas salidas muy largas y en zonas donde no haya nadie, hidrátate continuamente y aplícate protección solar del mayor índice dependiendo de tu tipo de piel. Independientemente de la hora a la que salgas, siempre es recomendable hacerlo en compañía y si lo haces solo, avisa a algún familiar de la ruta que vas a hacer. Y lleva siempre el teléfono con batería y algo de dinero en efectivo. Y dentro de lo posible si sales en horas de mucho calor, aprovecha las zonas de bosque y de sombras que tengas alrededor del área donde vivas.

5.COMER DE MANERA INADECUADA. No solo de agua vive el hombre. Además de hidratarte, tienes que comer y conviene que los alimentos que lleves no se deterioren demasiado con el calor. Llevar fruta es buena idea si la comes en la primera hora de salida, pero después de una o dos horas la fruta se queda casi inservible en el bolsillo del maillot con el calor y el sudor. No abuses de comidas con sal, o de geles de frutas que cuando están calientes no son lo que más apetece comer.

Lleva barritas que no lleven chocolates o similar para que no se derritan y si tienes la oportunidad de pasar por núcleos urbanos, para a comer fruta fresca o comidas que no sean muy pesadas de digerir. Los zumos de frutas siempre ayudan a recuperarse bien y no olvides que siempre hay que llevar algo de comida, aunque pienses que no la vas a necesitar.