Parece que todo el mundo se ha vuelto loco con el ciclo cross últimamente… De alguna manera la irrupción del gravel en la escena del ciclismo, ha devuelto al lugar que se merece al ciclo cross. Una opción que junta lo mejor del mountain bike, con la estética de la carretera unido con ciertos recuerdos del cross country del running. Te damos 5 razones para que incluyas el ciclo cross en tus planes de entreno.

1.CAMBIA TUS ENTRENOS EN INVIERNO

Tanto si vienes de la carretera, como del mountain bike, entrenar ciclo cross en invierno puede ser una alternativa muy interesante. Por un lado, porque te permitirá hacer algo distinto a lo que llevas haciendo todo el año. Y por otro lado porque el ciclo cross te ayuda con dos aspectos fundamentales en el ciclismo de los que hablaremos más adelante; la técnica y el umbral máximo de VO2. Además de estos dos puntos súper importantes, entrenar ciclo cross te abre la mente a la hora de elegir caminos que con la bici de carretera serían imposibles y a pasar por algunos de los senderos que pasas con tu mountain bike habitualmente, pero que al hacerlo con una bici sin suspensiones y con un neumático de apenas 40mm de ancho (en el mejor de los casos) experimentarás unas reacciones y una conducción totalmente distintas. Y aquí es donde tus mejores habilidades sobre la bici saldrán a relucir.

2.MEJORA TU TÉCNICA EN TODOS LOS NIVELES

Lo comentábamos en el punto anterior. Sin duda la técnica es algo que cambia por completo cuando te subes a una bici de ciclo cross. Al fin y al cabo, es una bici que se acerca mucho más a un modelo de carretera, pero con la que en teoría vas a rodar por zonas de tierra, barro, hierba y alguna trialera que otra. Vale que tenemos un neumático de 33-35mm de ancho, pero eso no es suficiente para que nuestro paso por la tierra sea lo más seguro del mundo. Normalmente se usa tubeless o tubular, pero aún así, incluso aunque montes un neumático de 40mm (un ancho que normalmente no se usa en competición), verás como tus habilidades mejoran en poco tiempo. La posición en el manillar tipo carretera, la ubicación de los frenos, la falta de suspensiones y los desarrollos mucho más grandes que en una mountain bike, hacen que todo se complique sobremanera, algo que te ayudará a mejorar tu técnica en muy poco tiempo. Y esto es aplicable tanto si vienes de la carretera, como del mountain bike. La rigidez de un cuadro de ciclo cross hace que todo lo que pasa bajo las ruedas se transmita al manillar, con lo que en las zonas más técnicas de tierra, barro y piedras tu capacidad de reacción será máxima debido a las reacciones inesperadas de la bici.


3.UNA AYUDA PARA MEJORAR TU UMBRAL DE VO2

Si quieres mejorar tu capacidad máxima o VO2 máximo, el ciclo cross te ayudará, ya que como pasa en competición hay momentos en los que el terreno, o los desarrollos que llevamos nos obligan a trabajar a máxima intensidad, o incluso a pie con la bici sobre el hombro. Aquí es donde el ciclo cross difiere por completo del mountain bike o la carretera, por el hecho de que hay momentos en los que cuando el camino se pone muy complicado, no nos queda más remedio que cargar la bici al hombro.

Entrenar o competir en ciclo cross tiene ciclos de trabajo muy similares a los de la competición o entreno de mountain bike, ya que trabajamos en intensidad máxima, por periodos cortos de tiempo. Si la base aeróbica la tienes más que controlada, pero quieres que tu umbral anaeróbico mejores, entrenar esta modalidad en invierno te puede ayudar a mejorar tus valores físicos en la primavera.

4.CAPACIDAD DE REACCIÓN Y ACELERACIÓN

Y es que las reacciones inmediatas de la bici que comentábamos en el punto anterior son muy importantes ya que te van a obligar a reaccionar muy rápido ante situaciones imprevistas. El ciclo cross tiene un ritmo muy variable tanto en entrenos como en competición que te obliga a mantener ritmos encima de la bici casi parados por el barro o lo técnico del terreno, o ritmos súper altos que requieren una aceleración total para pasar una zona técnica o para recuperar velocidad.

Es algo similar a lo que pasa en una mountain bike y muy diferente a lo que experimentamos sobre una bici de carretera donde el terreno es continuo y estable y excepto en momentos puntuales, el ritmo (siempre muy alto) se mantiene. Si quieres mejorar en este aspecto de aceleración bruta, el ciclo cross te va a ayudar, no solo porque es necesario para superar el nivel del terreno, sino que debido a unos desarrollos muy agresivos, generalmente con un solo plato, hace que te toque exprimirte muscularmente al máximo.

5.ENTRENOS CORTOS, MÁXIMO RENDIMIENTO

Sobretodo para los que venís de la carretera, entrenar o competir o simplemente alternar el ciclo cross con tu rutina habitual, te va a permitir que, en entrenos más cortos puedas sacar mucho rendimiento físico. Con una bici de ciclo cross puedes comenzar el entreno de manera suave por pistas de tierra o incluso por asfalto, hasta que hayas calentado lo suficiente y muscularmente estés preparado/a para afrontar mayores esfuerzos. En apenas una hora y media puedes hacer un entreno muy completo si combinas bien el terreno. Vas a trabajar el aspecto mental, el técnico y el físico sobretodo en zonas muy inclinadas o técnicas donde tengas que usar tu potencia máxima de pedaleo.

Es decir, mucho gasto muscular en el apartado de potencia si estás buscando mejorar en este sentido. Además, el ciclo cross es una manera muy diferente como comentábamos al principio de variar tu temporada invernal y prepararte para la temporada siguiente.

Hoy en día tienes modelos de ciclo cross a un precio muy ajustado, que te permitirán tener una bici de esta modalidad parta alternar entrenos o simplemente para que los 3-4 meses más duros de invierno, practiques tu deporte favorito de una manera completamente distinta. Desde ROTOR te aseguramos que merece mucho la pena.

¿Quieres saber más sobre los potenciómetros ROTOR?