Hay tres sistemas de cambio para tu bicicleta: sistema mecánico, electrónico o hidráulico. El cambio mecánico es el más común y familiar, pero el electrónico es cada vez más popular. En este artículo echaremos un vistazo a las ventajas del sistema de cambio hidráulico. Un buen ejemplo de este sistema es el ROTOR’s 1×13, un Grupo de última generación de 13 velocidades de reciente lanzamiento para uso en carretera, gravel, ciclocross o bicicletas de montaña.

Bajo Mantenimiento

Quizás la mayor ventaja del cambio hidráulico es su fácil mantenimiento. El sistema de cambio hidráulico lleva un diseño intencional de fluido que se mueve dentro de un sistema cerrado para crear cambios de presión y que a su vez crean movimiento del desviador para cambiar de marcha.

Como cualquier sistema, al principio lleva tiempo instalar y configurar el cambio hidráulico, pero una vez hecho, no hay que cuidarlo mucho. Atrás quedaron los días de tener que ajustar la tensión de los cables del cambio para mejorar las holguras del cable en el cambio de marchas durante los primeros días y semanas de rodar.

Sin Baterias

También desaparece la necesidad del uso de baterías. Todos hemos escuchado algo sobre la baterías del sistema de cambio electrónico que se gastan a mitad de camino en el momento más inoportuno. Con el sistema hidráulico, esto no ocurre.

Precisión

¿Alguna vez has notado que los cambios mecánicos se degradan con el tiempo o con el agua y que entra arena en el cable y causa corrosión? ¿o que no funcionan cuando se mojan y estás a baja temperatura? Con el cambio hidráulico, ya no tienes por qué preocuparte por eso. El tiempo húmedo no afecta al cambio hidráulico, y funciona bien a cualquier temperatura, ya sea frío o calor. Del mismo modo, debido a que los sistemas hidráulicos llevan un diseño relativamente simple, son eficientes y precisos en relación al sistema mecánico.

Tecnología testada y probada

El sistema hidráulico, que ha sido usado durante mucho tiempo en los frenos de vehículos, aviones y equipo de construcción y minería, debutaron en ciclismo junto con el desarrollo de los frenos de disco. Los ciclistas que probaron los primeros frenos de disco hidráulicos en las bicicletas de montaña, recordarán que tuvieron algunos problemas, aunque finalmente permanecieron en el mercado ya que mejoraron mucho con el desarrollo de la tecnología.

Se ha producido un gran avance hasta hoy, ya que el sistema hidráulico se mantiene omnipresente en todas las bicis de montaña y muy pronto lo estará en las de carretera y gravel. Y aunque el sistema hidráulico es relativamente nuevo, los ingenieros ya cuentan con décadas de experiencia para implantarlo en los frenos de las bicicletas.

Pronta adopción

El cambio al sistema hidráulico pronto será lo último en tecnología en ciclismo. Serás un pionero y, por lo tanto, diferente a la mayoría de ciclistas. Pero no esperes, porque estamos seguros de que el cambio al sistema hidráulico se acelerará en relativamente poco tiempo!.