Seleccionar página

Las “Clásicas de Primavera” son una serie de prestigiosas carreras de ciclismo de carretera de un sólo día que se realizan cada primavera en Europa occidental. Existe cierto debate sobre qué competiciones entran en la categoría de Clásicas de Primavera, pero lo que es seguro es que las más famosas son Milán-San Remo, Gent-Wevelgem, Tour de Flandes, París-Roubaix, Amstel Gold, La Flèche Wallonne y Lieja – Bastogne – Lieja. Si ves todas las carreras importantes, no querrás perderte ninguna “Clásica” y en este articulo te explicamos por qué.

Razón # 1: Es la mejor carrera del año.

Cada Clásica de Primavera dura exactamente un día, lo que lo convierte en una competición mucho más emocionante. No hay más etapas que la primera por lo que no tiene sentido que los grandes equipos contengan el esfuerzo de sus principales corredores para días posteriores. Es todo o nada de principio a fin. Cada clásica de primavera es puro espectáculo y muestra fehaciente de un esfuerzo sobrehumano para cualquier participante. Se añaden además algunas condiciones épicas, como la lluvia helada, el polvo asfixiante o los adoquines y salen entre 150 y 200 profesionales para luchar en las carreteras más estrechas y, a menudo, más difíciles de Europa. Es como una especie de Copa del Mundo de ciclismo en ruta.

Razón # 2: Eres parte de la historia del ciclismo a medida que se desarrolla. 

Cuando ves las Clásicas de Primavera, es como ser parte de la historia a medida que sucede. Algunas de las Clásicas de Primavera son: Milán-San Remo, Tour de Flandes, París-Roubaix y Lieja-Bastogne-Lieja. Sólo en Lombardía se corre en otoño. Cuando un ciclista gana una Clásica, su nombre queda grabado para siempre en la historia del ciclismo. Así ha sucedido con algunos de los icónicos ganadores de Clásicas como Eddy Merckx, Johan Museeuw, Tom Boonen, Fabian Cancellara y Philippe Gilbert.

Razón # 3: A veces puedes ver una nueva estrella emergente.

No hay guión para las Clásicas de Primavera. Está claro que los favoritos pueden ganar cualquier carrera, pero también pueden no hacerlo. El resultado nunca se limita a la victoria de unos cuantos corredores líderes. Cada Clásica proporciona nuevas actuaciones destacadas por parte de algún corredor, relativamente desconocido, que pasa inmediatamente al primer plano en el mundo de las estrellas del ciclismo. Un ejemplo es Tom Boonen tuvo la oportunidad de correr en solitario en la Paris-Roubaix 2002 después de que el líder de su equipo, George Hincapie, se estrellara en una parte empedrada y resbaladiza de la carrera. Ese día, Boonen llegó 3º para convertirse en la próxima superestrella de clásicas de Bélgica después de Johan Museeuw. Después continuó ganando cuatro ediciones de la Paris-Roubaix, tres de Gent – Wevelgems y muchas otras carreras.

Razón # 4: Conocerás las nuevas equipaciones de los equipos.

Cada año, los equipos profesionales actualizan sus equipaciones de ciclismo. Los cambios pueden ser tan simples como algunos pequeños retoques de diseño o tan grandes como una combinación de colores completamente nueva. Se requiere cierto tiempo para acostumbrarte a la nueva equipación de cada equipo para poder reconocerles rápidamente en el pelotón mientras sigues toda la acción que se desarrolla en televisión. Pero una vez que reconozca esas nuevas equipaciones, estarás preparado para ver las grandes carreras de la temporada como los tres Grand Tours.

Razón # 5: Te motivarás para montar en bici.

Seamos realistas, en muchas partes del hemisferio norte, Marzo y Abril marcan el inicio de la temporada de ciclismo. Quizás seas afortunado de vivir en un lugar cálido y soleado durante todo el año, pero muchos de nosotros vivimos en lugares con condiciones climáticas variables. Después de ver a los profesionales pedalear horas y horas por carreteras en mal estado y bajo la fría lluvia, será más fácil motivarte a salir en bici sean cual sean las condiciones climáticas de tu zona. 

2019 Clásicas de Primavera

Sábado 23 de marzo: Milán-San Remo (Italia)
Domingo, 31 de marzo: Gent-Wevelgem (Bélgica)
Domingo, 7 de abril: Tour de Flandes (Bélgica).
Domingo, 14 de abril: París-Roubaix (Francia)
Domingo, 21 de abril: Amstel Gold Race (Países Bajos)
Miércoles 24 de abril: La Flèche Wallonne (Bélgica).
Domingo, 28 de abril: Lieja – Bastogne – Lieja (Bélgica)

Share This