Ajustar la suspensión de tu bicicleta lleva su tiempo pero te ayudará a sacar lo mejor de ella en tus salidas. Sigue leyendo para aprender a ajustar tu suspensión. Nuestro consejo es que lo apliques tanto en las suspensiones como en los amortiguadores.

SAG (Hundimiento)

El primer paso es ver tu peso para que puedas saber cuál es la cantidad correcta de hundimiento cuando se carga tu suspensión montando en condiciones normales. Hay dos maneras de hacer este ajuste, dependiendo de si tu horquilla es de aire o de muelle.

Para los amortiguadores de aire, los cuales son los más utilizados actualmente, primero comprueba el manual de instrucciones para saber cuanta presión has de poner en tu amortiguador. Luego utiliza una bomba de amortiguador para añadir o quitar presión en función de la cantidad recomendada. Considera esto como un buen comienzo, pero además, requiere más ajustes.

También comprueba las recomendaciones del fabricante de los amortiguadores de muelle para chequear el peso y luego cambia los muelles según las recomendaciones indicadas.

Para ambos tipos de amortiguadores, comprueba los ajustes a través de su hundimiento. Empuja la goma o la junta tórica hacía abajo contra el sello. Luego, sube suavemente en la bicicleta, con cuidado de que no rebote. Es más fácil si tienes a alguien sujetando la bici, pero si no tienes ayuda, puedes apoyarte contra una pared o mesa adyacente para apoyarte y equilibrarte. Después, ponte de pie como si estuvieras montando en esa posición.

Ahora vuelve a subirte y compruebe cuanto se ha desplazado la goma que has colocado en el amortiguador.

Se recomienda entre un 15-30% de hundimiento pero varía dependiendo de cuanto montas y qué modalidad practicas. Es mejor chequear las recomendaciones específicas de tus amortiguadores.

Si inicialmente has ajustado el hundimiento según lo recomendado, quizás a la hora de montar se hunda hasta el fondo. Si has ajustado poco el hundimiento, no podrás aprovechar las ventajas de la amortiguación. Es muy común en los ciclistas de cross-country que el hundimiento de los amortiguadores sea menor que en los ciclistas de descenso ya que los de cross country tienden a maximizar la eficiencia de la pedalada y los de descenso tienen a maximizar la capacidad de absorción de las irregularidades del terreno.

Comprensión y amortiguación de rebote

El rebote, también llamado la amortiguación por compresión, es la rapidez con que las barras de la horquilla vuelven a su posición tras comprimirse. Se trata de un factor importante a tener en cuenta en la estabilidad de tu bici, ya que influye mucho en la velocidad en la que podrás pasar obstáculos y baches de forma segura. Se calibra a través de una válvula o dial que se abre y cierra como un grifo y deja pasar más menos aceite al circuito hidraúlico de las botellas o el cuerpo del amortiguador. 

Los botones de compresión o rebote normalmente tienen un símbolo de + y -.

El + indica que que tendrá más rebote ( acción más lenta de los amortiguadores en la comprensión o rebote) mientras que el símbolo – significa que tendrá menos rebote ( acción más rápida del amortiguador).

La mejor manera de comprobar la compresión y el rebote es montando en tu bici de mtb sobre diferentes terrenos mientras vas ajustándolo y ver cual es la mejor posición para ti. La correcta compresión o rebote depende de los gustos de cada uno.

Efectos de la temperatura, el peso del ciclista y el tiempo

Cuando al principio ajustas tu hundimiento, realízalo con un peso equivalente al tuyo para que tu configuración refleje condiciones reales. Si coges o pierdes peso, vuelve a ajustar la suspensión.

Al estar directamente relacionadas la temperatura y la presión, el ajuste de la misma en los amortiguadores variará con la temperatura. Necesitarás reajustarlo si vas a utilizar la bici en diferentes condiciones meteorológicas.

Con el tiempo, las horquillas tienen a perder presión y a recibir golpes. Una vez encuentras la posición idónea, anótalo y compruébalo periódicamente para su durabilidad. Debes añadir periódicamente más aire o ajustar los botones de presión.