autorRotor Bike Components
fecha25 julio 2018

Si quieres aprovechar al máximo tus entrenamientos, los medidores de potencia son una herramienta fundamental para poder controlar parámetros como la potencia o la cadencia, pudiendo mejorar la eficiencia del pedaleo.

En ROTOR, a menudo hablamos de la importancia de entrenar con potenciómetro. Si tienes en cuenta todas las opciones que tienen los potenciómetros, podrás sacar más rendimiento a tus entrenamientos. Uno de los parámetros a tener en cuenta es cómo mantener la cadencia. No solo nos dice cuántas pedaladas realizamos por minuto, sino también cuantos vatios medios generamos entre ambas piernas.

Así, un potenciómetro como 2INpower te permite saber la potencia que se aplica independientemente a través de cada pierna. Esto te permite mejorar tus entrenamientos así como la biomecánica del pedaleo. El potenciómetro INpower tiene un sensor de cadencia incorporado en el eje, lo que significa que no hay necesidad de instalar sensores adicionales y además es compatible con ANT+.

¿Qué es la cadencia?

La cadencia no es más que el número de pedaladas (a un ciclo completo de 360º) lo que es conocido como RPM ( revoluciones por minuto). Si realizas entrenamientos para aumentar la cadencia, te ayudará a mejorar tu eficiencia de pedaleo, lo que significa que te ayudará a mejorar tu condición física.

Cuando pedaleamos con más cadencia, se aplica menos tensión en nuestras articulaciones y músculos. Al hacer esto, aplicamos menos potencia a los pedales y nuestra energía será principalmente aeróbica, lo que a su vez genera un menor uso de nuestras reservas de glucógeno.

Además de ésto, llevar cadencia alta permitirá a los músculos oxigenarse mejor, y la acumulación de ácido láctico será mucho menor. Si vas con menos cadencia, aplicarás más fuerza sobre los músculos y las articulaciones, además de hacer trabajar más las fibras musculares, usarás más energía y potencia de la necesaria, acumulando más ácido láctico debido a la menor oxigenación en los músculos (más trabajo en zonas anaeróbicas).

Es muy difícil establecer un rango de cadencia ideal. Esto se debe a que cada ciclista tiene una técnica de pedaleo diferente, que es difícil de cambiar. Normalmente, casi todos los ciclistas pedalean aproximadamente a 60 rpm, mientras que la velocidad óptima estaría entre 80 y 90 rpm.

Todo lo superior a 100 rpm entra en territorio profesional, debido a la complejidad de mantener un ritmo tan alto, pero es una tasa ideal para hacer menos vatios y para que los músculos trabajen en estado aeróbico.

¿Cómo nos puede ayudar un potenciómetro?

Con la ayuda del potenciómetro (con sensor de cadencia) podremos saber cuántas pedaladas por minuto realizamos en cualquier momento durante nuestro entrenamiento, o las rpm medias.

También podemos medir la fuerza que hemos generado en cualquier momento del entrenamiento o en un momento preciso de una pedalada, lo que permite identificar la cantidad de fuerza que realizamos en cadencias superiores o inferiores. Con cadencia más baja se hace menos fuerza, lo que significa un menor consumo de energía y menor fatiga muscular.

Mejorar la cadencia no es algo que se logra en una semana. Es algo que en el mejor de los casos lleva meses. Cambiar los patrones de pedaleo a los que ha estado acostumbrado durante años es algo bastante complicado.

El potenciómetro te ayudará a conocer el gasto de energía que ahorrarás al aumentar la cantidad de pedaladas por minuto. Platos como los ROTOR Q RINGS te ayudarán a mejorar significativamente la cadencia. La ovalidad de los platos permitirá pedalear a mayor velocidad debido a las áreas de baja ovalidad (menor rango de relación, mayor velocidad de pedaleo).

Aquí la mejor opción para mejorar tu cadencia, el medidor de potencia INpower