En comparación con otros deportes, el ciclismo es generalmente bueno para las rodillas, pero sin embargo, muchos ciclistas tienen dolor de rodilla en algún momento de su carrera ciclista.

La mayoría de estos dolores se pueden atribuir a una de las estas 3 causas: 1) aumento abrupto del entrenamiento o sobre entrenamiento crónico; 2) cambio de equipo o posición; 3) tu propia anatomía o biomecánica de tu cuerpo.

En una rodilla que funciona correctamente, la rótula se desplaza a lo largo de una ranura en el extremo distal del fémur o el hueso del muslo. El tendón rotuliano conecta los músculos de la pierna con la rótula. Cuándo los músculos alrededor de la rodilla están desequilibrados –demasiado débiles o demasiado fuertes o una combinación de los mismos, desvían la rótula o comprometen la forma en que se desliza. Puede llevar a problemas como la tendinitis rotuliana. Del mismo modo, un simple golpe, tal como un impacto en una caída, puede causar dolor e inflamación.

Aplicar Hielo

Si el dolor de tu rodilla se debe a una inflamación, prueba a aplicarte hielo 2 ó 3 veces al día para reducir la hinchazón. A veces, la aplicación de hielo es todo lo que se necesita para hacer que tu rodilla mejore. Aplica hielo inmediatamente después del ejercicio y entre las salidas si es necesario.

Toma medicamentes antinflamatorios

Los medicamentos antiinflamatorios orales tales como el ibuprofeno, el naproxeno o la aspirina a menudo reducen el dolor causado por la inflamación. Pero ten cuidado si el dolor de tu rodilla es debido a un problema crónico. Los medicamentos no te ayudarán a solucionar la mayoría de los dolores de rodilla. Simplemente enmascarará sus síntomas.

Date un descanso

Tus rodillas experimentan muchos ciclos de flexión e inflexión, que se acumulan con el tiempo. Si aumentas tus horas de entrenamiento o tus esfuerzos demasiado rápido, serás mas susceptible a las lesiones, así que tómate tu tiempo y aumenta tu tiempo y distancia gradualmente para que tu cuerpo tenga tiempo de adaptarse fisiológicamente. Si no lo haces, tendrás que tomarte un tiempo de descanso para que tu rodilla pueda recuperarse.

Verifica la alineación de tu cala

Las calas mal posicionadas frecuentemente son las culpables del dolor de rodilla. Si has cambiado de zapatillas , calas o pedales recientemente y tus rodillas empiezan a dolerte de repente, revisa esos cambios ya que pueden ser el causante del problema.

Los problemas comunes en la alineación de las calas son los que hacen girar las calas mucho en cualquier dirección, lo que notaras cuando el talón esté relativamente cerca o demasiado lejos de tu biela. Este tipo de dolor de rodilla a menudo aparece en los lados laterales o medios de la rodilla.

Tener tu cala de la zapatilla demasiado adelantada o retrasada también causa dolor de rodilla ya que te llevará a pedalear con los pies demasiado planos o con los dedos apuntando demasiado había abajo. Una regla muy común que funciona para muchos es alinear la cala para que el eje del pedal parezca estar “por debajo” de la base de las uniones entre la mitad del pie y los dedos de los pies, y tu pierna se encuentra totalmente extendida durante la pedalada.

Pregunta a un entrenador sobre la mejor cadencia de pedaleo

Si llevas el cambio atrancado y demasiado “duro” para tus fuerzas, sólo conseguirás dañar tus rodillas. Es mejor pedalear más ligero y con mayor cadencia ya que así producirás la misma fuerza reduciendo la potencia en la pedalada a través de tus rodillas.

Prueba los Q rings de ROTOR

Los Q rings de ROTOR mejoran tu rendimiento, disminuyen el cansancio y reducen el estrés en las rodillas. Virtualmente hacen que disminuya el punto muerto e incremente el radio en la fase de potencia donde el ciclista ejerce la mayor fuerza. El poder escoger entre 5 diferentes posiciones de OCP (Posición Óptima del Plato) te da la posibilidad de elegir la mejor opción para tus rodillas.

Sé más flexible

Algunas veces tener los músculos tensos son la causa del dolor de rodilla. ¿Has notado alguna vez los cuádriceps o los isquios demasiado agarrotados?. Todos estos músculos se adhieren o cruzan la articulación de la rodilla y pueden afectar la forma en que la rodilla ejerce su función de tracción. Además, los glúteos demasiado cargados, los músculos de las inglés y las bandas IT pueden alterar la tracción de las rodillas.

Si eres propenso a que se te carguen los isquiotibiales o los cuádriceps, comienza con un programa regular de estiramiento. Una de las mejores formas de ganar flexibilidad es adoptar una práctica regular de yoga: apúntate a una clase o descarga clases en internet.

Ajusta tu bicicleta

¿Tienes el sillín muy alto, bajo, demasiado hacia adelante o relativamente hacia atrás en relación al pedalier? Las 4 situaciones pueden causarte dolor de rodilla. – normalmente por delante o por detrás de tu rodilla. Es difícil evaluar tu propia posición en tu bicicleta ya que tu no puedes verte a ti mismo, así que si tienes algún tipo de dolor en la rodilla y las sugerencias anteriores no han funcionado, acude a un sitio donde puedan ajustar tu posición en la bici.

¡Espero que estos consejos te sean de ayuda!