Antes de tu próximo triatlón, planifica y practica tus transiciones. Con alguna preparación estratégica y práctica, ahorrarás tiempo, energía y estrés en el cambio de la natación a la bici y de la bici a correr. Te dejamos algunos consejos sobre cómo hacer las transiciones de manera más rápida y sencilla.

Conoce tu zona de transición

Antes de la carrera, estudia a fondo cada zona de transición. Primero, localiza donde se encontrará tu material, luego planifica tus rutas para cogerlo y dejarlo. Mejor todavía, practica estas rutas, así el día de la carrera no tendrás que pensar por donde ir y cuando.

Prepara tu equipo

El espacio en la zona de transición es limitado por lo que lleva solo el material que uses normalmente así evitarás equivocarte y coger el material incorrecto. Piensa sobre el orden en el cual tendrás que dejar tu material para cada fase de tu triatlón. Coloca estratégicamente las cosas en función de la necesidad del material, lo más cercano lo que necesitas primero y al final lo que necesitas después.

Por ejemplo, coloca tu casco sobre tu manillar boca arriba y con tus gafas dentro porque será lo primero que te pondrás seguido del casco antes de coger tu bicicleta. Y en lugar de ponerte las zapatillas de bici en la zona de transición, las puedes enganchar a tus pedales. No te las coloques hasta que no hayas saltado a la bici y hayas salido del área de transición.

Ser eficiente en la T1: de nadar a la bicicleta

Antes de nada fíjate bien hasta que punto tienes que nadar y donde tienes que empezar a correr. Como ya has marcado tu ruta, puedes concentrarte en quitarte las gafas y el traje de neopreno sobre la marcha. Ten la parte superior de tu neopreno bajada en el momento de la transición de natación-bicicleta.

Nada más llegar al lugar donde tienes tu material, quítate las gafas, coge tus gafas y casco de bici y ve hacia la salida. Define en qué punto vas a saltar a tu bicicleta, pero se flexible en el momento escogido ya que es mejor correr un poco más lejos de la transición para evitar el área de congestión.

Mantente concentrado en la T2: De la bici a correr

Saca los pies de tus zapatillas según vayas llegando a la zona de la segunda transición. De esta manera vas dando las últimas pedaladas con tus pies sobre las zapatillas. Deberás saber de antemano si tienes que dejar tú la bicicleta o se la tienes que entregar a algún voluntario.

Quítate el casco y colócalo, así puedes ponerte las zapatillas de correr rápidamente. Luego coge tu comida, el número y la gorra y empieza a correr. Puedes colocar tus geles y ajustar tu número sobre la marcha.

La practica te lleva a la perfección

Mientras te encuentras en periodo de descanso de los triatlones, es un buen momento para practicar las habilidades de transición. Ya que no estas expuesto a largas horas de entrenamiento, tendrás mas tiempo para centrarte y mejorar tus habilidades. Establece un área de transición y practica repetidamente intercambiando entre nadar y montar en bici y entre montar en bici y correr.  Mide tu progreso objetivamente midiéndote tú mismo el tiempo o preguntando a un amigo o entrenador.

Observa y aprende

Pide a otra persona que observe tu practica de transición y que te diga lo que ve. Luego observa otros triatletas con más experiencia practicando sus transiciones y anota que es lo que hacen bien para poderlo replicar.