Entrenamiento en Invierno: ¿Qué hacer cuando no puedes salir a montar?

Rotor Bike Components
16 noviembre 2017

Sólo porque sea invierno, no significa que tengas que dejar de entrenar. Cuando el invierno te impide salir a montar, hay gran variedad de trucos para mantenerte en forma, saludable y activo. Variar es bueno para el cuerpo y la mente.

Monta en interior

Aunque tomarse un descanso tanto físico como mental puede ser buena idea, no tienes porque dejarlo radicalmente, ya que puedes seguir haciéndolo en interior. Consigue unos rodillos o ve a alguna clase de spinning. Para conseguir que los entrenamientos en interior no sean monótonos, intenta variar el tipo de ejercicio y recluta a alguien que pueda entrenar contigo.

Practica otros deportes

Siendo triatleta o no, como ciclista puedes beneficiarte de practicar otros deportes tales como correr o nadar; ambos te ayudaran a mantenerte en forma cardiovascularmente. A pesar de tener un alto impacto en las rodillas, correr fortalece los huesos y ayuda a prevenir la osteoporosis, mientras que nadar es una manera suave de mantener tus lumbares fuertes y además fortalecer tu tronco superior ya que en ciclismo no los trabajas tanto.

Los deportes de pelota pueden ayudar a mejorar la coordinación mano-ojo, algo que no muchos ciclistas pueden trabajar. Prueba futbol sala, voleibol o baloncesto, por ejemplo.

Si vives en un lugar donde hay bastante nieve, ve a hacer esquí de fondo. No es casualidad que muchos ciclistas profesionales practiquen esquí de fondo o esquí y viceversa, y así podrás seguir divirtiéndote fuera.

Practica Yoga

Los ciclistas están fuertes pero no son muy flexibles, especialmente en la zona de cadera y los músculos de las piernas y los hombros. Además tienen un core débil y se quejan de dolor lumbar..  Puedes abordar todos estos problemas con la práctica regular de Yoga.

Estirarás los músculos tensos y fortalecerás los más débiles. A menudo solucionan molestias, enfermedades crónicas e impiden nuevos problemas. Como un beneficio añadido, el yoga reduce el estrés y la ansiedad ayudándote a relajarte. El control de la respiración, muy desarrollada en yoga, te ayudará a potenciar tu fortaleza física y mental.

Ve al gimnasio

Otra forma de corregir desequilibrios y un core débil es yendo al gimnasio y adoptar un programa de entrenamiento de fuerza. No fortalezcas sólo tus piernas, sino también tu espalda, core y tren superior. Consulta a un instructor o entrenador personal si necesitas  sugerencias específicas de cómo hacer los ejercicios.

Ponte al día con el mantenimiento de la bicicleta

Cuando no estás montando en bici en el exterior, es el momento perfecto para reparar tu bicicleta.

Tanto si lo haces tú como tu tienda de bicis de confianza, ésta funcionará mejor después de un pequeño mantenimiento.

Limpia y engrasa los tornillos y todas las partes móviles. Revisa las zapatas de los frenos y rcambiálas si fuera necesario. Reemplaza los componentes y las cubiertas desgastadas. Los ciclistas de montaña pueden ajustar las suspensiones, purgar frenos, revisar los neumáticos tubeless y en definitiva, ponerla a punto.

Reconecta con la familia y los amigos

Los compromisos del ciclismo a menudo nos alejan de la familia y amigos. ¿Que no puedes montar fuera? Tienes la oportunidad perfecta para ponerte al día con amigos que no montan en bici, o centrarte en tu familia. Tomate un poco de tiempo extra para leer libros a tus niños, o ve a visitar a los abuelos.

Practica otros Hobbies

El entrenamiento en interior te lleva menos tiempo que el exterior, así que, aun pudiendo montar fuera probablemente puedas conseguir un poco de tiempo extra. ¿Por qué no realizas otros tipos de hobbies que te diviertan? Hazte mejor cocinero, o ponte al día con tus lecturas favoritas o pelis de TV. Tal vez, aprender a tocar algún instrumento, o aprender a coser o hacer trabajos de carpintería. El saber no ocupa lugar!

No te olvides del Descanso

No hay nada mejor que tomarse un pequeño descanso de vez en cuando de toda actividad física y dejar al cuerpo y la mente recuperarse y relajarse después de una larga temporada. Dado que los ciclistas a menudo se exigen mucho, puede que necesites un descanso incluso más de lo que crees. Además cuando vuelvas a montar después de ese descanso, estarás fresco y entusiasmado por volver a montar.