El entrenamiento indoor es uno de nuestros aliados cuando llega el invierno. El rodillo es una opción que si bien no es demasiado apta para pasarte muchas horas al día sobre el, si que te permite hacer entrenamientos de calidad entorno a la hora o dos horas de duración. Además, al carecer de condiciones externas, como el tipo de carretera, asfalto y al poder estar pendiente solo de tu pedalada, el potenciómetro es un gran aliado para poder afinar tus entrenos al máximo.

En ROTOR os hemos hablado en muchas ocasiones de la importancia de los entrenamientos con potenciómetro. Si conoces todas las opciones de trabajo que te dan los medidores de vatios, podrás sacar mucho más rendimiento a tus entrenamientos. Los potenciómetros dependiendo del tipo que sean nos dan una variedad de parámetros fundamentales para conocer el nivel de entreno, así como valorar la mejora del mismo.

En ROTOR contamos con tres tipos de potenciómetros todos ellos integrados en el conjunto bielas y platos que nos permitirán medir desde los vatios que generamos en la pedalada en cada una de sus fases (Torque 360), así como la cadencia, o la recomendación de como situar los platos (OCP) dependiendo de nuestra forma de pedalear a la hora de aplicar la máxima potencia sobre los pedales.

Potenciómetros 2INpower

Dentro de todos los parámetros que tenemos en cuenta cuando usamos un potenciómetro, vatios, cadencia, potencia aplicada en el ciclo de pedalada, podemos saber además cuantos vatios aplicamos de media y como los utilizamos con respecto a nuestras piernas derecha e izquierda. En este sentido, sistemas como el 2INpower de ROTOR, te permiten conocer la potencia independiente de cada pierna, lo que te ayudará a mejorar los entrenos, así como la biomecánica de la pedalada.

Los sistemas INpower de ROTOR llevan el sensor de cadencia incorporado en el eje, con lo que no tendrás que instalar ningún sensor extra más y es compatible con los sistemas ANT+ o Bluetooth Smart. Además, dentro de la gama ROTOR tienes el modelo INspider que se instala en la araña de la biela derecha y es compatible con la mayoría de sistemas de pedalier ROTOR independientemente de si usas platos ovalados o convencionales.

¿POR QUÉ ENTRENAR CON POTENCIÓMETRO?

Los entrenamientos indoor son el escenario ideal para valorar con la ayuda del potenciómetro, no solo cual es tu nivel de entrenamiento, sino también como aplicamos la fuerza en todo el ciclo de la pedalada, si llevamos la cadencia adecuada y la potencia máxima que podemos desarrollar. Conocer todos estos factores nos van a ayudar a saber en qué nivel de entrenamiento muscular partimos al principio de la temporada, para poder ir comparándolo a medida que avance la misma.

Con la ayuda de un potenciómetro podemos conocer el número de pedaladas por minuto que damos en todo momento, en momentos específicos del entrenamiento, o de media total de entrenamiento. A su vez, podemos saber la potencia que hemos aplicado en cada momento de la pedalada con el fin de identificar, cuánta potencia usábamos en momentos con mucha cadencia o en momentos con menor cadencia.

El ciclo de la pedalada que los potenciómetros ROTOR son capaces de leer en todo el rango de los 360 grados de la misma (Torque 360) es una herramienta ideal ya que nos va a permitir saber en que momento de ese ciclo aplicamos la mayor cantidad de fuerza sobre los pedales y como aplicamos la fuerza en las etapas de descarga y de vuelta al momento de máxima potencia.

Todos estos parámetros en un entrenamiento indoor son mucho más fáciles de leer, así como de trabajar en su mejora. En el rodillo no tenemos todos los factores externos que pueden perjudicar nuestro pedaleo, con lo que nos podemos enfocar totalmente en el ciclo de la pedalada y a través de nuestros displays (cualquiera compatible con ANT+, o Bluetooth a través de la aplicación ROTOR Power en el caso de potenciómetros de ROTOR) podremos ver nuestra medición de vatios instantánea, además de la cadencia de pedaleo.

La cadencia es algo que se trabaja muy bien en los entrenamientos indoor y nos puede ayudar a mejorar la fluidez de la pedalada con el fin de invertir menos vatios por pedalada y sí un mayor número de pedaladas. Cuando pedaleamos con una cadencia mayor, se imprime menos tensión en nuestros músculos, así como en nuestras articulaciones.

De este modo, aplicamos menor potencia sobre los pedales, lo que hace que el gasto energético sea mayoritariamente aeróbico, lo que genera un menor gasto de las reservas de glucógeno. Además, una cadencia alta permite que los músculos se oxigenen mucho mejor y que la acumulación de lactato sea mucho más baja (mayor oxigenación, más rápida la eliminación de lactato).

Contrariamente, si usas una cadencia muy lenta, estarás haciendo un esfuerzo mayor en los músculos y articulaciones, además de sobrecargar la musculatura, utilizar más potencia y energía de la que necesitas y acumulando más lactato por la menor oxigenación muscular (más trabajo en zonas anaeróbicas).

El potenciómetro es algo que cada vez está más extendido en ciclistas no profesionales que buscan mejorar sus entrenamientos con la ayuda de la tecnología. Analizar la pedalada, saber la potencia que aplicamos, mejorar la cadencia, o simplemente ver la evolución de nuestra aportación en vatios en momentos de potencia máxima, son fundamentales para mejorar nuestros entrenos. Aprovecha esos días de más frío en los que se hace difícil salir a entrenar, para hacer de tus entrenamientos indoor con potenciómetro un buen aliado.

 

¿Quieres saber más sobre el entrenamiento con potenciómetros?