David Martínez es una de las piezas clave de todo el engranaje de ROTOR. Director de los departamentos de ingeniería y de proyectos, por sus manos pasan todos los componentes de ROTOR desde los primeros bocetos hasta la producción final. Nos sentamos con él para que nos cuente sus día a día, el futuro de ROTOR y sus opiniones profesionales en una conversación súper interesante. 

1.David, como Director del Departamento de Ingeniería y Proyectos de ROTOR, cuéntanos un poco cómo es tu día a día.

Son dos roles diferentes. En el departamento de Ingeniería abarcamos desde la concepción de las ideas hasta su validación y el paso a producción de un nuevo producto. La gestión por proyectos es más transversal e implica a prácticamente toda la compañía; se trata de estar alineados en la consecución del objetivo que es conseguir nuevos componentes que mejoren la experiencia del ciclista, que es la misión de ROTOR.

Comienzo normalmente la jornada poniéndome al día, hago un repaso a lo logrado el día anterior, pienso en los objetivos del nuevo día, echo un vistazo a los correos… Normalmente tenemos mucho tiempo de trabajo en equipo a lo largo del día, como os decía estamos todos alineados.

El espíritu de equipo se mezcla con el ciclista, y algunos aprovechamos la hora de la comida para salir a disfrutar de nuestra pasión, la bici, y volver con más fuerzas si cabe a afrontar la tarde.

En estos días de confinamiento, evidentemente hemos visto modificados estos hábitos, pero seguimos trabajando al 100% y manteniendo una comunicación muy fluida.

2.¿Cuántas personas formáis ambos departamentos?

Aunque tenemos ingenieros prácticamente en todas las áreas de la compañía (en producción, en calidad…), en el diseño de producto estamos involucrados 8 personas. Estos 8 ingenieros/as concebimos normalmente las ideas para nuevos productos o tecnologías (aunque las propuestas pueden venir de cualquier área de la compañía, de ventas es también habitual, pero también escuchamos al resto de compañeros de competición, de montaje…), diseñamos y generamos la documentación para poder fabricar los prototipos con los que poder validar, ensayamos en nuestro laboratorio antes de pasar a pruebas de campo, y finalmente documentamos y preparamos el sistema para poder lanzar a producción el producto final.

La innovación es una constante en los productos de ROTOR y ésta forma parte del proceso de desarrollo de un producto, dando como resultado en muchas ocasiones patentes que también redactamos nosotros mismos. El espíritu innovador de ROTOR sigue fiel a sus inicios, y entre los participantes en el desarrollo de producto contamos con el fundador de la compañía, e ingeniero, Pablo Carrasco.

La función de gestión de proyectos involucra a todas las áreas de la compañía. Con la constitución de un nuevo proyecto se crea un equipo de proyecto con representantes de los distintos roles (ventas, marketing, fabricación…) que trabajan de manera coordinada a lo largo del proyecto.

3.12 años en ROTOR significa haber estado metido en proyectos muy interesantes como los Q rings, las transmisiones de acción hidráulica o los sistemas INpower de medición de vatios. ¿Cuál ha sido el proyecto más complicado de desarrollar bajo los estándares de ROTOR?

Los años en ROTOR son más intensos de lo habitual, como se puede extraer de los productos enumerados en la pregunta.

Los potenciómetros, en sus distintas generaciones y modelos, han sido un reto muy bonito, pero el proyecto más complicado de acometer ha sido el “Grupo”, el conjunto completo de cambios de marchas que abarca además de todos los componentes de la transmisión (bielas y platos, cassettes…) incluso los bujes y ruedas en la actual generación de 1×13, o los frenos en la versión carretera/gravel.

4.La transmisión 1×13 de montaña es única en su especie, con un casete de 10-52 de rango y 331 gramos de peso. ¿Es 13 velocidades el límite para transmisiones externas, o tiene sentido en la ecuación más velocidades aún de lo limitado del espacio en el buje y la interacción en la línea de cadena?

13 velocidades es lo máximo que podemos ofrecer hoy. Supone un avance en cuanto a transmisiones 1x, que copan actualmente el mercado, aportando más rango, un 520%, y un menor espaciado entre marchas al contar con un piñón más de lo habitual.

Tampoco debemos olvidarnos de las ventajas de tener una plataforma 1×13 en la que poder elegir los componentes a tu gusto; el cassette 10-52 es el más utilizado para un uso de montaña, pero hay quien elige otra de nuestras opciones, el 10-46, para algunas disciplinas como el XCO consiguiendo aligerar aún más y juntado un poco más los piñones. Y contamos con otros 2 tamaños más de cassettes para cubrir otras disciplinas como carretera, gravel, triatlón… y doblamos con todas las versiones anteriores pero en 12 velocidades, que son compatibles con bujes/ruedas convencionales.

El compatibilizar 13 velocidades con los cuadros existentes ha sido un reto sólo posible por los avances como la plataforma boost (148 mm entre punteras del cuadro), que nos permite contar con más espacio para desplazar el núcleo y el ala derecha del buje hacia el interior para hacer hueco a una corona más, sin perder rigidez y fiabilidad en la rueda.

Otra de las restricciones del proyecto era poder utilizar una cadena de 12 velocidades. Un elemento de desgaste y que soporta un buen maltrato en algunas disciplinas y que tiene que transmitir nuestra potencia de las bielas a la rueda trasera.

¿Tienen sentido más velocidades? Hay sistemas en el interior del buje que cuentan con 14 velocidades, la mayoría de las combinaciones 2×11 proporcionaban 14 velocidades no solapadas. A día de hoy, prescindir del desviador delantero en disciplinas de carretera, gravel o triatlón, y aportar un piñón adicional en las disciplinas de montañas, es un gran avance.

En cuanto a los diferentes tipos de sistemas, ROTOR apuesta por transmisiones por cadena, porque a diferencia de los sistemas de engranajes, el rendimiento es mucho mayor, y muchos de nuestros productos están orientados a maximizar el rendimiento del ciclista.

5.Sin duda los Q rings son el producto estrella de ROTOR, al menos por ser el componente más reconocido de la marca. Sencillez y efectividad contrastada. ¿Es posible evolucionar un producto asentado?

La mejora continua es uno de nuestros motores. Desde que se concibieran los Q RINGS® en 2005 han pasado 15 años y muchas evoluciones y generaciones diferentes.

Para las transmisiones de doble plato hemos ido evolucionado mucho el diseño de los dientes y todas las características de cambio (rampas, pines…). Merece la pena coger un plato exterior y detenerse a observar el diseño y ejecución de los chaflanes y pequeñas superficies de los que se componen los distintos tipos de dientes en función de la tarea que desempeñan.

En los sistemas mono-plato contamos con nuestro propio diseño de diente ancho-estrecho para lograr una óptima retención de la cadena.

Y eso en cuanto a algunos aspectos puramente mecánicos, porque en cuanto a los biomecánicos hemos probado y validado en las competiciones al más alto nivel diferentes ovalidades y hemos ido afinando una de las características únicas de los platos ovalados Q RINGS®, que es su posibilidad de orientación y de personalización adecuándose a las características de pedaleo de cada ciclista.

En la gama actual contamos con platos Direct Mount, fabricados en una sola pieza, reemplazables en un par de minutos gracias a la configuración modular de las bielas actuales, y ajustables de 1º en 1º.

Seguimos trabajando constantemente en nuevos diseños, materiales, procesos productivos… en ROTOR somos inquietos y además según el ciclismo avanza, y por ejemplo se potencian más determinadas disciplinas, aparecen nuevas necesidades que nos motivan para evolucionar nuestro producto estrella: los Q RINGS®.

6.Los potenciómetros cada vez se hacen más populares y no solo son usados por ciclistas profesionales. ¿Llegará un día que todas las bicis vendrán con ellos incorporados de serie?

Seguramente sí en los niveles de gama más altos. Ya estamos viendo bicicletas que los incorporan de serie, lo que refleja la realidad de que para muchos usuarios se ha convertido en una herramienta indispensable para monitorizar y planificar sus entrenamientos, o simplemente para seguir su estado de forma, o para poder participar en plataformas virtuales que tanto se han puesto de moda en estos días de confinamiento.

Para ROTOR, que registramos nuestra primera patente de potenciómetro en 2012, este componente es algo más que todo esto. Nuestros potenciómetros cierran un triángulo con otros dos componentes esenciales en nuestra gama: nuestros medidores de potencia se localizan en las bielas (en distintos elementos de ellas en función del modelo) y son el complemento ideal a nuestros platos ovalados Q RINGS®.

Nuestros platos tienen la característica única de poder orientarse y adaptarse a la curva de entrega de potencia particular de cada ciclista, nosotros le llamamos OCP, de sus siglas en inglés Optimum Chainring Position. Hasta el desarrollo de nuestros potenciómetros, contábamos con una guía que contenía recomendaciones para poder acertar con la regulación que más se ajustaba a tu estilo de pedaleo, pero con la generación actual de medidores de potencia (2INpower, INspider e INpower®) somos capaces de medir de manera precisa la curva de entrega de potencia y recomendar la posición más adecuada para los platos Q RINGS®. Esta característica es única de los potenciómetros de ROTOR y puedes tener acceso a ella con nuestra App gratuita ROTOR Power para tu teléfono.

¿Qué nos deparará el futuro? El ritmo de desarrollo de la tecnología en estos campos es muy rápido, así que por una parte es lógico pensar que los medidores seguirán evolucionando. Por otra parte, las economías de escala permitirán abaratar costes al fabricar mayores cantidades, lo que repercutirá en una bajada de precios que ayudará a democratizar los potenciómetros, de manera similar a lo que sucedió con los pulsómetros hace unas décadas.

7. Ahora que las ebikes son una parte imparable del mercado ciclista, ¿verán pronto los fans de ROTOR componentes especializados en ebikes? Y por otro lado, ¿cómo veis el gravel dentro del futuro cercano de ROTOR?

Lo verán muy pronto. Estamos en la fase final de validación de componentes compatibles con algunos de los principales fabricantes de motores de e-bikes, y seguiremos trabajando en esta línea para poder tener más usuarios de bicicletas eléctricas disfrutando de la experiencia ROTOR.

En cuanto al gravel, es una disciplina que ha tenido un fuerte crecimiento en algunos mercados como el americano, pero que ha llegado para quedarse también en el mercado nacional.

El gravel acoge a ciclistas procedentes de otras disciplinas y en cierto modo es un retorno a la esencia del ciclismo, que en ROTOR nos gusta mucho. Tenemos componentes enfocados a gravel, desde nuestra gama de bielas y potenciómetros que se combinan con una gran oferta de platos 1x, hasta el propio Grupo 1×13, que te permite elegir entre 8 cassettes diferentes, con una actuación hidráulica, tanto para frenos de disco como para el sistema de cambio, que no necesita mantenimiento ni por reemplazo de cables/fundas ni requiere de carga de baterías.

8. Como ingeniero y estando al frente de un departamento tan fructífero como el de ROTOR, ¿hay algún componente o parte mecánica de la bici que sueñas con revolucionar por completo algún día?

¡Ya tenemos en gama prácticamente todos los componentes! Desde platos, bielas y potenciómetros, bujes y ruedas, sistema completo de cambios y frenos… salvo las piezas estructurales de la bici, nuestro catálogo actual cuenta con prácticamente todos los componentes.
El proyecto más ambicioso que hemos acometido es el Grupo 1×13, y estoy convencido de que tiene más recorrido.

9.Además del Tour de Francia de Carlos Sastre en 2008, donde ROTOR saltó de golpe a la fama mundial y de todos los mundiales de cross country, Cape Epic y demás triunfos de la marca, ¿siguen siendo las grandes vueltas como Tour, Giro y Vuelta el escaparate perfecto para ROTOR?

La alta competición es el escaparate en el que se miran los usuarios de algunas disciplinas, y es una prueba de que el producto funciona y que maximiza el rendimiento del ciclista.

Pero la inmensa mayoría de nosotros no somos deportistas profesionales, y hay otros factores que mejoran la experiencia cuando montamos en bici. Por ejemplo, los Q RINGS® aparte de mejorar la eficacia en el pedaleo y de otorgar una entrega de potencia más uniforme a la rueda que mejora la tracción, tienen muchos adeptos entre los que adolecen de problemas en las rodillas.

Todos los usuarios satisfechos de ROTOR son nuestros mejores embajadores y desarrollamos nuestros productos pensando en ellos.

10.David, para finalizar, ¿donde te encuentras más cómodo pedaleando y entrenando? ¿Montaña, carretera, ciclocross o gravel?

Me encanta la bici en muchas de sus vertientes… aunque en algunas disciplinas soy muy malo. Como muchos de nosotros, viví el nacimiento de la bicicleta de montaña y siempre la llevo en el corazón, pero por el ritmo de vida diario y la poca disponibilidad de tiempo o espacios adecuados para practicarlo, en los últimos años he montado más en bicicleta de carretera.

El CX es otra disciplina que me encanta, la llevo practicando desde hace bastantes años y me lo paso genial, me ayuda a seguir enganchado a mi deporte en invierno y a saciar ese puntito competitivo sin tener que entrenar mucho tiempo para poder disfrutar de la competición y de un ambiente muy sano. La verdad es que es sorprendente ver cómo ha crecido la disciplina en los últimos años en nuestro país, al igual que los practicantes de gravel, que practico durante el año en algunas ocasiones para desplazarme al trabajo o salir en los días de tiempo más complicado o cuando quiero sentirme un poco más libre.