La grasa y el aceite, junto con el desengrasante son los productos clave y básicos para el mantenimiento de nuestra bici. Tanto el aceite como la grasa son indispensables para que todos los elementos mecánicos de nuestra bici funcionen a la perfección. Pero es muy importante saber donde usar cada uno de ellos, porque de no hacerlo así, puede que tus componentes no funcionen bien o incluso puede ocasionarte alguna avería o fallo importante.

Tipos de aceite y tipos de grasa

Lo primero que tienes que asegurarte antes de empezar a engrasar tu bici tanto con grasa como con aceite, es que ambos sean los adecuados para el uso que quieres dar. Un aceite para cadena te puede servir para otros componentes de la transmisión como los cables o las roldanas del cambio, del mismo modo, la grasa que usas en los rodamientos de la dirección te va a servir para los rodamientos de los bujes o para los del eje de pedalier. Pero es muy importante que no confundas, por ejemplo, los tipos de grasa específica para montar componentes de carbono, que llevan unas pequeñas partículas para mejorar la fricción entre los componentes, o la grasa específica para suspensiones, que si bien no va a ser muy agresiva con los rodamientos, tampoco va a tener mucha longevidad de uso.

Lo mismo con el aceite. Para lubricar muchos de los componentes mecánicos de tu bici, sobretodo la transmisión, tienes diferentes tipos de aceites y densidades dependiendo del clima y las condiciones donde uses tu bici o la calidad del propio aceite. Los aceites para climas lluviosos o húmedos tienen una densidad mayor, y aunque duran más, también atrapan más partículas de suciedad. Por otro lado, los aceites para condiciones secas, tienen una densidad menor y duran menos, pero también se ensucian en menor grado por la menor acumulación de partículas. En la actualidad existen tantos tipos de aceite de lubricación, que algunos de la más alta calidad llevan partículas cerámicas para reducir la fricción y otros aceites se han convertido en una pasta tipo cera para los que buscan el máximo rendimiento en tu cadena. También hay otros aceites con base de teflón para un mejor deslizamiento entre componentes. Sino estás seguro sobre que tipo de aceite o grasa necesitas, no dudes en preguntar en tu tienda habitual.

Grasa y aceite: dónde debes usar cada una tu bicicleta

¿Dónde usamos la grasa?

Los rodamientos y los casquillos de fricción son los puntos clave de tu bici para usar grasa. Si piensas en una bici de carretera, gravel o rígida, estos serán los rodamientos de la dirección, los rodamientos de los bujes y los rodamientos o las roscas del eje de pedalier. A estos puntos donde aplicar grasa, les tienes que sumar los puntos de giro de una doble suspensión, tanto lleve rodamientos sellados, como casquillos de fricción. Para estos últimos, algunos fabricantes te recomiendan un tipo específico de grasa muy poco densa o incluso algunos de ellos no recomiendan usar grasa, ya que de este modo el material del que están hechos los casquillos se deslizará mejor.

Los rodamientos de la dirección son uno de los puntos más habituales de engrase y conviene que además de engrasar los rodamientos, engrases las pistas de la horquilla y el cuadro donde se asientan, además del resto de partes de la dirección, pero debes de tener cuidado de no engrasar el tubo de dirección en su unión con la potencia.

En los bujes tienes varios rodamientos detrás de los casquillos y del núcleo, que conviene limpiar y engrasar de vez en cuando. Ten en cuenta que el núcleo por dentro suele llevar rodamientos que se pueden y deben engrasar, pero los trinquetes usan un aceite especial muy ligero y poco denso para que estos se muevan sin problema y no acumulen suciedad. Además, sistemas como los de DT Swiss que tienen dos ruedas dentadas y un par de muelles internos, usan un tipo de grasa más ligera. Siempre, ante la duda, consulta con el fabricante antes de aplicar la grasa o el aceite.

En el caso del eje de pedalier, usarás la grasa cuando lo instales, tanto sea tipo rosca, como press fit o similar y del mismo modo cuando instales o limpies las bielas. El punto de contacto de las bielas con el pedalier, es importante que vaya engrasado.

No hay que confundir el engrase de rodamientos y puntos móviles, con el engrase de la inserción de la tija (puedes usar la misma grasa que en los rodamientos si tija y cuadro son de aluminio), con puntos como comentábamos antes con elementos de carbono que usan otro tipo de grasa de fricción.

Grasa y aceite: dónde debes usar cada una tu bicicleta

¿Dónde usamos el aceite?

El aceite principalmente lo vamos a usar en la transmisión y en algunos otros puntos móviles de la bici. En la transmisión, la cadena es el elemento principal que hay que engrasar a menudo, siempre previo desengrase y limpieza. Además de la cadena, podemos engrasar los cables en sus puntos de entrada y salida de las fundas, así como lo podemos usar externamente en los rodamientos de las roldanas, el muelle de tensión y los puntos de articulación del cambio. Del mismo modo, usaremos el mismo aceite en el desviador delantero si lo tienes (muelle y puntos de articulación). No abuses del aceite en el mecanismo de cambio de las manetas, ya que el aceite tiende a acumular suciedad y puede hacer que el mecanismo no funcione correctamente. Si tuviéramos frenos convencionales (no de disco) podemos usar aceite en los puntos mecánicos del mismo, con cuidado que el aceite no ensucie las pastillas/zapatas de freno o la pista de frenado.

Otros puntos de engrase

El aceite también lo podemos usar en la zona de anclaje de los pedales automáticos, para favorecer la entrada y salida de la cala (sobre todo en pedales tipo Crank Brothers), pero en modelos Shimano como habréis visto cuando son nuevos, se aplica un poco de grasa en los muelles de tensión. Por otro lado, también aplicamos grasa en las roscas de los ejes de las ruedas, tanto en las propias roscas como en las zonas de contacto internas del eje, así como en la patilla de cambio al montarla en el cuadro, o en las roscas de los pedales y en la rosca del cambio cuando lo instalamos en el cuadro. En horquillas con tubo de dirección de aluminio, es interesante usar un poco de grasa en el tornillo de la tapa de dirección y una ligera capa por debajo de la propia tapa, para que deslice bien sobre la potencia cuando procedemos a el apriete de la dirección. Siempre, como comentábamos antes, si tienes cualquier duda, acude a tu taller especializado.