A todos los que salimos de ruta nos ha pasado alguna vez que hemos tenido dolores o molestias que nos han impedido disfrutar 100% de la salida. El problema viene cuando estos son frecuentes, lo que indica que probablemente necesitemos adaptar nuestra bici, revisar el pedaleo o reducir la intensidad del entrenamiento.

A lo largo de este artículo trataremos de indicaros las molestias más frecuentes en ciclismo y sus posibles soluciones.

Rodillas

Esta es seguramente la molestia más frecuente y también de las más dolorosas. Además, descuidar nuestras rodillas puede acabar desembocando en lesiones de envergadura, por lo que es algo a lo que debemos prestar especial atención.

Las causas del dolor de rodillas son variadas y pueden ir desde una deficiencia física previa (como cartílagos o ligamentos), a una mala posición o, incluso, al sobrepeso. Habitualmente, una mala configuración de nuestra bicicleta hace que aparezcan dolores. Ya os hablamos, por ejemplo, de los factores para elegir bielas para MTB y las consecuencias para tu salud que puede acarrear no elegir las adecuadas.

La mejor solución para el dolor de rodillas en ciclismo es comprobar que los diferentes elementos de la bici son acordes a nuestra fisionomía y forma de pedaleo. Como tratamiento podemos usar compresiones, hielo y mantener las piernas en alto.

Manos y muñecas

Otra molestia muy común cuando hacemos recorridos largos o especialmente exigentes. Aunque es una molestia hasta cierto punto, normal, suele venir por una incorrecta postura de nuestras manos sobre el manillar.

Para prevenir el dolor de manos y muñecas en ciclismo debemos comprobar que el manillar está bien ajustado y el sillín alineado.

Espalda

El dolor en la zona lumbar de la espalda aparece también con frecuencia y suele ser consecuencia de una mala postura en la bici. Además, no tener el sillín o el manillar en la posición correcta o, incluso, un sillín demasiado estrecho… contribuyen a que aparezcan dolores en la zona lumbar. Es decir, debemos controlar las asimetrías para que tengamos la pelvis equilibrada.

Para solucionar esto lo primero que debes hacer es comprobar que tienes sillín y manillar colocados correctamente y comprobar si, además, se adaptan a tu cuerpo. También es recomendable que realices una buena sesión de estiramientos y descanses bien tras los entrenamientos.

Pies

Además del adormecimiento de los pies, una de las peores molestias que podemos padecer como ciclistas es el llamado “pie caliente”, caracterizado por esa quemazón en la planta.

La solución es, a priori, sencilla puesto que estas molestias suelen darse debido a un exceso de presión. Es decir, que cambiando el número de las zapatillas deberíamos solucionarlo. También puede ayudarnos colocar bien la cala y emplear cuñas varizantes.

Cuello y zona alta de la espalda

Si tenemos dolor de cuello, este se suele producir bien porque tenemos el manillar demasiado bajo, lo que nos obliga a ir estirados, o porque mantenemos la misma postura demasiado tiempo. En caso de que el dolor se localice en la parte alta de la espalda suele ser señal de que tenemos el manillar demasiado alto.

Para solucionarlo solo debemos ajustar el manillar correctamente y tratar de no mantener el cuello en una posición fija demasiado tiempo. Como siempre, realizar estiramientos tras el entrenamiento nos ayudará a aliviar posibles molestias.

Glúteos

Hay que recordar que cuando vamos en ruta donde realmente debemos cargar el peso es en los huesos de la pelvis, más concretamente sobre los isquiones. Así, un sillín que no se adapte puede provocar que carguemos sobre el perineo, con el consecuente dolor o adormecimiento de la zona genital.

La solución a este problema pasa por hacernos con un sillín rígido y plano, si es que tenemos uno de otro tipo y ajustarlo correctamente en paralelo al suelo hasta distribuir correctamente el peso.

Cadera

Estas molestias suelen aparecer cuando entrenamos demasiado y los músculos, al crecer, hacen presión sobre el nervio ciático. Por ello, la mejor solución pasa por fortalecer el glúteo mayor y realizar ejercicios que reduzcan la tensión.

 

Estos son, en general los dolores y molestias más comunes cuando salimos de ruta y, como veis, todos tienen fácil solución. ¡Así que no dejes que una pequeña molestia te fastidie una buena salida!

Pin It on Pinterest