Si hace poco os hablamos del kit de herramientas básicas para llevar en ruta y de las molestias más frecuentes en ciclismo, en esta entrada queremos cerrar el ciclo de ayuda a todos los que salís en ruta. Así, hoy tratamos los primeros auxilios básicos en ciclismo y los elementos que es aconsejable que llevéis con vosotros para estar listos ante cualquier percance.

Como ciclistas, hemos de tener presente que tenemos cierto riesgo de padecer accidentes ante los cuales, aunque suelen ser de poca importancia, debemos estar preparados para atender a cualquier compañero o a nosotros mismos.

Lo primero que debemos tener en cuenta, si el accidente es de cierta envergadura, salvo que seas profesional sanitario, es que nuestro cometido ante cualquier percance en ruta aplicando primeros auxilios es aliviar el dolor y la ansiedad del accidentado hasta que lleguen los equipos de emergencia.

Kit básico de primeros auxilios

Pero antes de entrar de lleno en los pasos a seguir vamos a hablar de los artículos que debemos llevar en nuestro kit de primeros auxilios, sobre todo si hacemos ciclismo en carretera o MTB. Los más importantes y necesarios serían:

  1. Apósitos.
  2. Vendajes.
  3. Vendas de velcro.
  4. Máscara de ventilación.
  5. Tiritas.
  6. Cinta transparente
  7. Hisopos estériles.
  8. Analgésicos.
  9. Antiinflamatorios.
  10. Antidiarreico.
  11. Antiséptico.
  12. Puntos de aproximación o Steri-strips.
  13. Aguja e hilo.
  14. Pinzas.
  15. Tijeras.
  16. Manta térmica.

Con esto, tendremos todo lo necesario para cualquier tipo de incidencia en una salida larga.

Primeros auxilios en ciclismo

Ahora pasamos a los diferentes casos que podríamos llegar a encontrarnos, que necesitarían de asistencia y cómo debemos proceder.

Primeros pasos

  1.   Lo primero de debemos hacer es mantener la calma y no mover al accidentado, tratando que esté en horizontal. Si hay que moverlo, hay que hacerlo en bloque.
  2.   Haz que el accidentado conserve la calma en todo momento y trata de que no vea su lesión.
  3.   Puedes aflojar el casco si hay mareos, pero NUNCA lo quites.
  4.   Igual con la ropa, puedes aflojarla, pero no quitarla.
  5.   Solicita asistencia médica, aunque pienses que la lesión no reviste mucha gravedad. Son los profesionales sanitarios los que deben determinar cómo proceder.
  6.   Recuerda que no debes dar líquido ni comida al accidentado.

Reconocimiento

De forma rápida debemos hacer un primer reconocimiento básico para comprobar si el accidentado respira, medir el pulso y ver si hay sangrado.

Intervenciones

En los casos más graves que podemos encontrarnos es importante que conozcamos la mejor forma de actuar hasta que lleguen las emergencias y los profesionales se encarguen del accidentado.

Fracturas

Las fracturas no son fáciles de ver así que lo mejor que podemos hacer es asumir que cualquier herida en las extremidades es una fractura de hueso. Para ello, lo que debemos hacer es tratar de que el compañero esté cómodo y esperar a los sanitarios.

Heridas con sangre

En las heridas superficiales es donde seremos de más ayuda. Para proceder emplearemos las llamadas tres “pes”:

  • Posicionar al accidentado en el suelo.
  • Posicionar la herida en alto.
  • Presionar directamente.

Si, por el contrario, nos encontramos ante una herida grande deberemos aplicar una venda rápidamente para parar la hemorragia.

Conmociones

Las conmociones se producen por accidentes relativamente frecuentes en los que sufrimos un golpe en la cabeza y que pueden producirse incluso por caídas tontas y a poca velocidad. Ante un golpe en la cabeza, podemos sufrir una conmoción que, en los peores casos presenta síntomas como mareos, pérdida de memoria, dolor de cabeza… en estos casos, lo mejor es acudir, de inmediato, al centro médico más cercano.

Shock

El shock aparece como una respuesta del cuerpo al estrés, siendo los síntomas principales frío intenso, vómitos o respiración superficial. Antes que nada, debemos estar seguros de que no hay daño en la columna ni en la cabeza. En ese caso, podemos colocar al accidentado en posición vertical y levantar ligeramente los pies para facilitar el flujo sanguíneo.

Estas son algunos de los percances en los que podríais encontraros saliendo de ruta, aunque en la inmensa mayoría de los casos no pasa de algún rasguño es bueno tener conocimiento de estas píldoras para actuar correctamente en cada caso. Si nos llegamos a encontrar alguna situación más grave, como puede ser una parada cardíaca, os animamos a consultar a la Asociación Española del Corazón para saber cómo actuar.

 

Esperamos que no tengáis que utilizar estos conocimientos!!!

¿Quieres saber más sobre el Grupo ROTOR 1x13?