Viajar ligero, rápido y con una bicicleta. Esa es la manera más sencilla de describir bikepacking. Derivado directamente del cicloturismo y de llevar enormes alforjas en ambos lados de la bicicleta, el bikepacking es una evolución que nos permite viajar más ligero y más eficientemente mientras pedaleamos con facilidad…pero quizás sin tanta libertad. Aquí explicamos sus secretos.

El mundo en el cual las bicicletas están siendo usadas como medio de transporte ha estado constantemente evolucionando. Diferentes variantes del mismo modelo han sido continuamente desarrolladas y rediseñadas. El cicloturismo consistía, hace años, en ir con alforjas bien equipadas para poder sobrevivir en cualquier situación. En los últimos 10 años más o menos, el bikepacking se ha presentado como una manera viable para viajar, pero en bicicleta, aunque de manera más ligera y fácil que antes, y mucho más eficiente para llevar esas bolsas con exceso de equipaje.

Lo primero a tener en cuenta con un bikepacking es que puedes viajar con bolsas muy ligeras, y éstas pueden adaptarse a diferentes tipos de cuadros, sin la necesidad de un diseño especifico de cicloturismo. Puedes ver a gente de bikepacking con bicicletas con suspensión, rígidas, con ruedas de 27.5, o incluso con bicicletas de carretera. Todo vale. También verás muchas bicicletas de Gravel, bicicletas especialmente diseñadas para viajar, y bicis clásicas de carretera, que aún siguen siendo muy populares en Europa central, pero que poco a poco van siendo sustituidas por bicicletas más modernas, más ligeras y más versátiles. De hecho, uno de los puntos fuertes del bikepacking, es que con tan solo algunas bolsas ( una debajo del sillín y otra en el manillar) , una tienda pequeña y un saco de dormir, puedes tener autonomía para 2-3 días. Estos tipos de bolsas pueden instalarse en poco tiempo debido a su increíble adaptabilidad. No hay un “modelo de ajuste universal” pero las marcas  están trabajado para que sea aún más fácil ajustarlas.

Otro punto a tener en cuenta en el bikepacking es la variedad de terrenos por los que puedes montar. Asfalto, grava, caminos… Cualquier tipo de terreno es apto para el bikepacking, siempre dependiendo de la bicicleta y de las bolsas que lleves. Esta amplia gama de posibilidades ha hecho que las bicicletas de gravel y de 27.5 Plus, sean extremadamente populares debido a que le permiten viajar en cualquier tipo de terreno con confianza y seguridad. El tipo de bici es muy importante al tener en cuenta cuando compras las bolsas, porque determinaran la facilidad para colocarlas. Un cuadro rígido, como el de Gravel o el de carretera tendrá mucho espacio en el triángulo delantero para una bolsa de interior, al igual que debajo del sillín y en el manillar. En el caso de las bicicletas de montaña con suspensión, solo se podrá instalar en el manillar y debajo del sillín.

Y dependiendo del número de bolsas que lleves, puedes ser autosuficiente por más tiempo, pero pueden molestarte al pedalear.  Y esto es uno de los principales elementos de porqué el bikepacking difiere del tour convencional.

Esta última te permite tener mucha más autonomía, y las alforjas más grandes se pueden utilizar para llevar una tienda más grande y más cómoda, utensilios de cocina y mucha más comida. El bikepacking nació como una alternativa más simple, en la cual se viaja más ligero, la cual te permite interactuar más con el entorno, comprar comida, hacer turismo o incluso salir por la noche.

La mayor desventaja del bikepacking es cómo viajar ligero pero de manera eficiente. Piensa en los aspectos básicos que se deben seguir, luego, qué se necesitaría en circunstancias como la lluvia, el frío o el anochecer. Cuando estás realizando bikepacking, tienes que recordar que todo lo que necesitas llevar te permita ser autosuficiente en cada momento. Es posible que no siempre puedas comprar comida fácilmente, rellenar tus botellas de agua o tener un techo sobre tu cabeza.

Finalmente, lo más importante es pensar en el presupuesto para comprar un buen set de bolsas. Hay una amplia selección de marcas y calidades disponibles, incluyendo modelos hechos a medida.  Es aconsejable que investigues y examines las diversas opciones en el mercado, piensa en el tipo de viaje que vas a hacer, donde vas a viajar, etc. No te olvides de seguir las instrucciones para colocar las bolsas en el manillar, el asiento y /o la tija del sillín, ya que si lo colocas mal, podría impedir el buen funcionamiento de la suspensión o simplemente algunas piezas de carbono no aceptan la instalación de este tipo de accesorios.

Y si quieres encontrar un término medio, equipa tu cuadro y horquilla con puntos de montaje ya que ésta será una buena opción si quieres llevar un poco más de peso. Las bicicletas diseñadas para el bikepacking han sido preparadas y listas para todo tipo de puntos de instalación, por lo que se puede instalar cualquier tipo de rack y algunas bolsas están especialmente diseñadas para ajustarlas a los cuadros. Si siempre has pensado que pedalear todos los días, solo o en compañía es una buena aventura, no tienes excusa para no hacerlo ahora.

Pin It on Pinterest