Por suerte, desde hace ya algunos años el deporte amateur presta especial atención en un elemento clave para nuestra salud y para mejorar el desempeño físico, la recuperación.

A la revolución que supone el empleo de tecnologías como los potenciómetros en ciclismo, se ha sumado la conciencia de lo importante que resultan otros elementos como la alimentación y el cuidado muscular.

Cómo recuperar las piernas

El dolor y sensación de pesadez en las piernas es una de las molestias más frecuentes a las que nos enfrentamos los ciclistas tras el entrenamiento (si quieres ampliar, aquí explicamos las molestias frecuentes en ciclismo y como solucionarlas). Para evitarlo y cuidar de nuestra salud muscular os dejamos estos consejos con los que, además, podrás ayudar a reducir los tiempos de recuperación.

Antes y después de entrenar

Es una obviedad, pero conviene recordarlo, para cuidar nuestros músculos debemos de hidratarrnos correctamente antes, durante y después del entrenamiento para no destruir el tejido muscular. Y, una vez acabado el entrenamiento, realizar estiramientos musculares para activar el riego sanguíneo. Con ello, facilitaremos la recepción de nutrientes para mejorar la recuperación.

Prendas de compresión

Las prendas de compresión mejoran en hasta un 40% el riego sanguíneo por lo que son nuestras mejores aliadas para reducir el tiempo de recuperación. Además, nos ayudan a reducir los niveles de lactato en sangre, la sensación de pesadez, dolor y fatiga en las piernas.

Agua fría

Los baños de contraste nos ayudan a mejorar la circulación, reducen la inflamación de los músculos y ayudan a eliminar el ácido láctico y otras impurezas que genera el cuerpo durante el entrenamiento.

Tras unos minutos en agua fría, drenamos la sangre desde las piernas; con el cambio de temperatura introducimos sangre limpia.

Carbohidratos y proteínas, ¡leche con chocolate!

Después del entrenamiento es importante que nos aseguremos de ingerir los nutrientes que el cuerpo necesita para reparar los músculos. Así, carbohidratos, proteínas y sales minerales se convierten en el ABC de la alimentación para la recuperación muscular.

Para ello, podemos optar por complementos alimentarios específicos para deportistas, hidratos de carbono para reponer glucosa, como huevos o pescado.

Sin embargo, un estudio de la Southern Connecticut State University demuestra que consumir leche con chocolate tras el entrenamiento es una medida alimentaria óptima para la recuperación. Es su estudio, demuestran como esta ingesta afecta al FSRtasa de síntesis de proteínas – de forma positiva.

Piernas en alto

Cuando tenemos las piernas cargadas y sensación de pesadez, ponerlas ligeramente en alto es la solución que todos conocemos para mejorar la circulación. Además, si dormimos con una pequeña inclinación en las piernas ayudaremos al retorno venoso, mejorando la recuperación.

Masajes

Los masajes nos ayudan a reducir los tiempos de recuperación y a prevenir lesiones. Para ello debemos masajear las piernas tras duras jornadas de entrenamiento y tratar de acudir al fisioterapeuta, al menos, dos veces al mes si realizamos entrenamientos duros.

Pásate a los platos ovalados

Así es, nuestros platos ovalados Q rings reducen al mínimo la intensidad de los puntos muertos durante el pedaleo. Esto, además de contribuir a la salud de tus rodillas reducen el estrés que sufren, reduciendo el tiempo de recuperación.

¿Quieres saber más sobre los ROTOR Q RINGS®?