Puede que sea debido al frío, la nieve, la lluvia o las bajas temperaturas invernales. O simplemente porque no tienes tiempo para entrenar varias horas en la carretera, o porque prefieres hacer un entreno rápido en la bici y complementarlo con gimnasio, yoga y otras opciones. Si te pasas unas cuantas horas sobre la bici indoor, puedes elegir hacerlo sobre un rodillo con tu bici y tus Q rings de ROTOR, o en una bici de spinning.

Todos nos pasamos muchas horas al año pedaleando indoor. Puede que seas de los que les gusta ir a clases de spinning o simplemente a pedalear en el gimnasio sin la música y los gritos de motivación del resto de indoor riders… Otra de las opciones es pedalear sobre tu propia bici con tu rodillo en tu propia casa. Te detallamos lo mejor y lo peor de cada una de ellas.

PEDALEANDO SIN RUEDAS

Pedalear en clases de spinning o simplemente en una bici de spinning es algo que difiere mucho de pedalear sobre tu propia bici en un rodillo. Para empezar tenemos unas medidas que aunque puedes replicar con bastante acierto, no dejan de ser algo diferentes a las que usas en tu bici habitual. La posición y geometría de una bici de spinning o una bici estática, difieren mucho de lo de tu bici de carretera o de montaña habitual. Normalmente puedes regular parámetros como la altura y desplazamiento de sillín y la altura y desplazamiento del manillar.

Con esto es muy posible que consigas una posición más o menos similar a la de tu bici habitual, pero no al 100%. No tendrás la misma longitud de bielas, ni los mismos pedales (de no ser que sea tu propia bici estática y la tengas en casa), ni la misma longitud del tubo superior (virtual) ni el mismo ángulo de pedaleo sobre el sillín… Es decir, muchos parámetros, que si usas la bici estática o de spinning de manera puntual no serán un problema, pero que si la usas muchas veces durante la temporada, puede que te lleve a desajustes biomecánicos que en algunas ocasiones pueden derivar en algunas lesiones o molestias. No hay que olvidar que pasamos muchas horas encima de nuestra bici, con lo que al cambiar de bici podemos hacer que nuestra posición encima de la bici varíe con movimientos distintos en el ciclo de pedalada que afecten a nuestra cadera, rodilla y espalda.

Si prefieres pedalear en una bici estática ya sea la tuya propia como la de una clase de spinning, es fundamental que logres encontrar la máxima similitud con las medidas de tu bici habitual. Por otro lado, has de tener en cuenta que las sensaciones de pedaleo con una bici de spinning difieren mucho de las sensaciones en un rodillo con tu bici habitual. Las bicis estáticas basan su funcionamiento de unos discos de inercia muy pesados que no te permiten dejar de pedalear y que dependiendo de la gama y modelo tiene unos niveles de dureza que no replican al 100% lo que sería un cambio de piñón o plato en tu bici habitual. Esto conlleva que el número de pedaladas por minuto varíe, así como la potencia en vatios que aplicas. No es que sea peor, pero si diferente y conviene un periodo de adaptación.

Algo que es positivo de cara a pedalear en una bici estática si lo haces en clases guiadas de spinning, es que tendrás un entreno más ‘social’ y podrás compartir las experiencias del mismo en directo, sin realidad virtual de por medio.

EN TU PROPIA BICI CON LOS Q RINGS

Pedalear con un rodillo sea del tipo que sea con tu propia bici es otra historia. Lo primero de todo porque no cambias la posición en absoluto y todos los parámetros y medidas se mantienen como si estuvieras pedaleando en el exterior. Además, si lo haces con tus Q rings de ROTOR podrás usar la misma cadencia que usas habitualmente, además de llevar un control total de los vatios usados mediante los medidores de potencia ROTOR 2INpower y otros modelos que puedas usar.

Y si además usas platos ovalados, esto te va a permitir llevar una cadencia más elevada que en bicis estáticas, con lo que el desgaste muscular va a ser menor al evitar esos puntos de pedaleo (que existen en mayor medida en platos redondos convencionales) donde la potencia muscular se eleva sin que ello se sienta reflejado en una mayor velocidad o un mejor rendimiento a nivel de vatios. Además, gracias a ese pedaleo más fluido que evita esos picos de tensión muscular y articular, te van a aliviar si eres propenso/a a tener molestias en las rodillas o en las caderas. Con Q rings (ovalados) y con tu propia bici además evitarás las zonas muertas del ciclo completo de la pedalada si lo comparas con una bicicleta estática tipo spinning.

Otro de los aspectos importantes de pedalear sobre tu propia bici con o sin Q rings de ROTOR sobre un rodillo, es que las sensaciones de pedaleo son muy parecidas a las que se dan sobre el asfalto o la tierra, pero muy diferentes a las que se dan sobre una bicicleta estática. Con tu propia bici no requieres de tiempo de adaptación a la misma (tan solo a las sensaciones del rodillo) y podrás usar tu bici con cualquier tipo de rodillo incluso los que están conectados a internet para entrenos virtuales con otros participantes.

En definitiva, entrenar indoor siempre es una alternativa a las condiciones climatológicas adversas, pero entre las dos opciones de hacerlo en una bici estática convencional, o hacerlo sobre tu propia bici sobre todo si eres usuario de Q rings de ROTOR, la segunda opción te ayudará a que tus entrenos sean más fieles a la realidad y no tendrás que cambiar tus parámetros de pedalada ni medidas sobre la bici.