Cómo la victoria de Carlos Sastre en el Tour de Francia 2008 con platos ovalados Q RINGS llevó a ROTOR a cumplir sus sueños.

Carlos Sastre se llevó el Tour en 2008, y éste pasó a ser también el “Tour de ROTOR«. Hace diez años cuando ROTOR intentaba luchar contra la hegemonía de las grandes marcas, el corredor de Ávila, del equipo CSC, consiguió el mayor éxito de su carrera llevando platos ovalados Q-Rings. Esta es la historia de cómo la fe, el deseo de triunfar y el esfuerzo de aquellos que creyeron en ROTOR, consiguieron algo más que subir a lo más alto del podio en los Campos Elíseos.

La historia de ROTOR da fe de que puedes lograr lo que te propongas. No puede entenderse de otra manera. Y parte de esta historia está vinculada directamente al triunfo de Carlos Sastre en el Tour de Francia 2008. Pablo Carrasco e Ignacio Estellés, los dos fundadores de ROTOR, sabían que si no estabas en un equipo profesional, no existías. Ambos confiaban en que los Q-Rings eran una revolución en el mundo del ciclismo a todos los niveles, y nunca se dieron por vencidos intentando convencer al ciclista profesional de que los usaran. El problema estaba en los contratos de exclusividad de los equipos con las grandes marcas como Shimano, Campagnolo y SRAM. Conseguir que un ciclista profesional llevara platos que fueran ovalados, era un desafío colosal.

Pablo Carrasco nos contaba recientemente como el primer intento en el Tour fue con David Cañada utilizando Q rings en 2006, hasta la etapa 18 cuando Campagnolo se dio cuenta y prohibió su uso. Aunque desde el mismo comienzo, fue la ciclista holandesa Marianne Vos quien más colaboró en el desarrollo y triunfo de la marca pues desde el principio de su carrera ha utilizado los platos ovalados Q Rings logrando innumerables triunfos en competiciones tanto de carretera como de ciclocrós, siempre con ROTOR. El éxito apabullante de Marianne hizo que Ignacio y Pablo continuaran llamando a la puerta de todos los grandes ciclistas del momento: Valverde, Freir y por supuesto Sastre, quien al terminar su temporada 2007 les abrió finalmente la puerta.

Gracias al éxito de Mariane Vos, Carlos Sastre ya estaba preparado para probar los platos ovalados Q-Rings, a pesar de que su equipo el CSC estaba patrocinado por otro fabricante de componentes. Ignacio y Pablo fueron a Ávila para analizar la pedalada de Sastre con un Computrainer a fin de optimizar la orientación del óvalo de los platos en su bicicleta. Poco a poco el ciclista fue apreciando las ventajas de los platos ovalados y durante los meses siguientes entrenó y compitió con Q-Rings para preparar su mejor actuación en el Tour de Francia. Carlos confirmó a Pablo e Ignacio que los seguiría usando mientras no le causaran ningún problema o dolor, siempre con el objetivo del Tour. Durante ese tiempo Carlos y su masajista comentaban que progresivamente tenía recuperaciones más rápidas y que su musculatura estaba más relajada, al tiempo que conseguía una cadencia más fluida, lo que generó cierto optimismo en los círculos más próximos al ciclista.

A principios de 2008, la relación entre Carlos y ROTOR se estrechó. Y, como nos comentan ambos fundadores, el ciclista «sintió una conexión especial con nosotros, una creciente fe en que juntos podíamos conseguir algo grande” y decidió apostar fuerte: Sastre planteó a su equipo su deseo de usarlos durante toda la temporada, convenció a Cervélo de que le aportaba un beneficio fisiológico, y acordó que si su sponsor oficial de platos no podía ofrecerle nada parecido, usaría platos ovalados Q rings en el Tour de Francia.

ParPara las cronos del Tour, empezaron a utilizar nuevas configuraciones con bielas más cortas (en esos momentos era más popular usar bielas más largas) con el objetivo de mejorar tanto su aerodinámica como su potencia, ya que suponía levantar el sillín y empujar el pedal desde una posición más adelantada. Para el resto de etapas, aunque siempre había estado utilizando un 53/39 con un BCD de 130mm, Carlos pidió a Pablo que para el Tour le diseñara un desarrollo “compact” 53/38 de 5 posiciones OCP. Prototipo que pudo probar en Dauphiné, listo para correr el Tour.

LLlegó el Tour y todo se desarrolló con aparente normalidad. Sastre, a pesar de estar en el top 10, no era uno de los favoritos para ganar, pero las etapas se fueron sucediendo, los Pirineos pasaron y los Alpes llegaron, junto con la histórica subida a Alpe d’Huez donde Sastre subió a lo más alto del podio, y donde todo cambió para siempre, para él y también para ROTOR. El único ciclista del pelotón que usaba platos ovalados había ganado nada menos que el Tour.

En esa época la situación empresarial de ROTOR era muy complicada… pero Ignacio y Pablo lograron convencer a los inversores de apostar a que si Sastre ganaba el Tour, invertirían en ROTOR. Una cuestión de fe que tuvo el mejor final posible para todos.

El resto es historia del ciclismo, y de la mejor: una victoria en Alpe d´Huez con una ventaja suficiente, acabada ya la montaña, para luchar por la victoria en la General contra Cadel Evans en la crono final. Aunque el australiano era favorito en esa especialidad, Carlos realizó una extraordinaria contrarreloj en la que casi no cedió tiempo. En esa etapa corrió con un plato 53, con una cobertura de fibra de carbono con la inscripción de “prototipo” para ocultar los logos de ROTOR y Q rings debido a los compromisos contractuales.

“Ignacio y yo estábamos convencidos de que Carlos ganaría el Tour y así se lo habíamos transmitido” dijo Pablo Carrasco. “Al hablar con Sastre en el día de descanso, después de Los Pirineos, me dijo que ahora sí tenía la fe para conseguirlo”. Y es que antes de empezar la carrera, Pablo e Ignacio tenían absoluta confianza en que Carlos ganaría el Tour: “Lo sabíamos”. 

La relación entre el flamante campeón y la joven marca se fortaleció tras su victoria en el Tour. Carlos firmó un nuevo contrato con Cervélo para la temporada 2009 y ROTOR pasó a ser copatrocinador oficial del Cervélo TestTeam que a su vez se convirtió en equipo de pruebas de los platos ovalados Q-Rings, las nuevas bielas 3D, y otros productos por venir.

Han pasado ya 10 años. Para conmemorar la victoria de Carlos Sastre en Alpe d’Huez durante el Tour de Francia 2008,  ROTOR ha denominado las bielas ALDHU con la abreviatura de Alpe d´Huez.  Las bielas ALDHU usan platos Direct Mount en un diseño modular que brinda más ajuste y personalización que cualquier otra biela ROTOR. ALDHU es la biela más ligera fabricada por ROTOR en aluminio 7055 hasta la fecha.

Unas bielas ROTOR no serían una bielas ROTOR sin platos ovalados Q rings

Y todo esto, gracias a una historia de amistad, esfuerzo y fe.