Seis consejos para mejorar tu pedalada en invierno

autorRotor Bike Components
fecha15 febrero 2017

Pedalear en invierno conlleva una serie de desafíos adicionales debido a las bajas temperaturas y a que los días son más cortos. Sin embargo, si tienes la motivación suficiente para salir y te las ingenias para mantenerte caliente, puede ser algo muy reconfortante. Si quieres mejorar tus próxima salida durante este invierno, presta atención a los siguientes consejos.

1.- Llevar ropa adecuada

La diferencia entre disfrutar de un paseo divertido y sufrir una auténtica pesadilla radica en la elección de la ropa adecuada. Consulta el parte meteorológico de la zona por la que tienes pensado salir. ¿Qué temperatura va a hacer? ¿Será un día caluroso o las temperaturas serán más bajas debido a la lluvia o la nieve? ¿Será un día desapacible o hará viento?

A continuación, vístete acorde con dichas condiciones. Primero, ponte una prenda sintética o de algodón altamente transpirable. Después añade una o dos capas más a modo de aislamiento. Por último, ponte un cortavientos o una chaqueta impermeable. Ten en cuenta que la mayoría de estas chaquetas no son muy transpirables, por lo que si las condiciones son muy secas simplemente ponte una capa que te aísle del viento.

Si planeas pedalear con frecuencia a temperaturas bajas, merece la pena invertir un poco en ropa y accesorios específicos para el invierno.

2.- Capas extra

Si pedaleas en condiciones de frío extremo, lleva siempre contigo una o dos prendas extra que puedas ponerte en caso de que sufras alguna avería o un accidente que te obligue a parar durante un tiempo, ya que durante ese período de inactividad la temperatura corporal descenderá de forma drástica. Y si hay riesgo de precipitaciones, asegúrate de llevar una capa extra impermeable, por ejemplo, un chubasquero.

Si es necesario detente y tómate tu tiempo para colocarte de forma adecuada las capas que lleves. Evita el uso de muchas capas en las subidas y no olvides ponértelas en los descensos, de este modo, evitarás el sobrecalentamiento y no te quedarás frío, respectivamente. De hecho cuando utilizas capas de más, el sudor que generas puede humedecer tu ropa, provocando que sientas más frío del que hace en realidad durante el resto del viaje.

Organiza paseos con los amigos para conseguir motivación extra.

Winter Road Cycling

3.- Que no se te enfríen las extremidades

Otro factor que ayuda a mantener tu temperatura corporal es que tus manos, pies y cabeza estén calientes. Por ello, hazte con un buen par de guantes térmicos y con calzado de invierno. Si durante tus pedaladas sientes los pies entumecidos y hormigueo en las manos, es que tus guantes y calzado no son lo suficientemente buenos por lo que la circulación en dichas extremidades se está viendo afectada.

La mayoría del calor que generamos es liberado por la cabeza, de modo que cúbrete las orejas y ponte un gorro o un pasamontañas que te ayude a mantener el calor.

4.- Ser visible y estar a salvo

El invierno implica que los días son más cortos y la cantidad de luz es menor. Esto significa que existen menos probabilidades de que los conductores te vean. Por este motivo, usa prendas de colores llamativos y brillantes con elementos reflectantes para mejorar la visibilidad e incluso, añade una luz delantera o trasera intermitente a tu bicicleta.

Si ha oscurecido, lleva gafas con cristales claros o ligeramente tintados, ¡seguro que verás mejor!

Mantente alerta en caso de que salgas cuando haga frío y haya humedad suficiente como para que hiele y nieve. Pon especial atención a los puntos ciegos, ya que son zonas donde el hielo puede tardar más en derretirse, incluso cuando la temperatura ambiente supera la de congelación.

5.- Sé flexible con los planes

Antes de comenzar a pedalear, dale a tu cuerpo algo de tiempo para calentar. Si hace mucho frío, considera acortar tu pedalada o simplemente pedalea a una mayor intensidad de modo que generes más calor para mantenerte caliente.

Establece una ruta en la que tomes carreteras con menor exposición al viento o que tengan menor pendiente. Del mismo modo, aprovecha las horas más cálidas del día para salir.

Winter road cycling

6.- Llévate un amigo

A veces la parte más dura del ciclismo invernal es encontrar la motivación suficiente para salir. Por ello, organiza salidas con amigos. Tener que quedar con tu compañero en un sitio en concreto y a una hora determinada hará que no te invada la pereza. Y como recompensa, a la vuelta podéis parar a tomar algo caliente, por ejemplo, un café.